sábado, 20 de septiembre de 2008

MAÑANA DE EBRIEDAD (Arthur Rimbaud)

¡Oh Bien mío! ¡Oh Hermoso mío! ¡Charanga atroz en la que nunca pierdo el paso! ¡Caballete hechicero! ¡Hurra por la obra inaudita y por el cuerpo maravilloso, por vez primera! Empezó con las risas de los niños, en ellas terminará. Este veneno va a seguiren todas nuestras venas incluso cuando cambie el son de la charanga y seamos devueltos a la antigua inarmonía. ¡Oh ahora nosotros tan dignos de estas torturas! Recojamos ferviertemente esta promesa sobrehumana hecha a nuestro cuerpo y a nuestra alma creados: ¡esta promesa, esta locura! ¡La elegancia, la ciencia, la violencia! Nos prometieron enterrar en la sombra el árbol del bien y del mal, deportar las honradeces tiránica, a fin de quetrajéramos nuestro purísimo amor. Empezó con algunas repugnancias y termina - incapaces de capturar al vuelo la eternidad-, termina en desbandada de perfumes.

Risas de los niños, discreción de los esclavos, austeridad de las vírenes, horror a las figuras y a los objetos de aquí, sagrados seáis por el recuerdo de esta vigilia. habiendo empezado con toda la zafiedad, he aquí quetermina en ángeles de llamas y de hielos.

Pequeña vigilia de ebriedad, ¡santa! aunque no fuera más que por la máscara con que nos has gratificado. ¡Nosotros te afirmamos, método! Nosotros no olvidamos que ayer glorificaste cada una de nuestras edades. Tenemos fe en el veneno. Sabemos dar la vida entera todos los días.

He aquí el tiempo de los Asesinos.





[ de Iluminaciones, 1886]



PD a mis 17 años intenté hacer una versión de este poema, claro, pero es que a los 17 todos queremos ser Rimbaud...

10 comentarios:

Francisco Javier Montoro dijo...

"Tenemos fe en el veneno. Sabemos dar la vida entera todos los días." Con esto nadie puede quedar indiferente...

luna dijo...

Este lo estudiamos en clase con Andujar.

A una le dan ganas de volverse la "asesina" del humo...

raúl quinto dijo...

Francisco, Rimbaud no deja indiferente, allí estamos casi todos los que intentamos escribir algo parecido a la poesía.

Luna, tu profe te pone buenos textos, y sí, dan ganas de fumarse algo;)

Stalker dijo...

Yo era más prosaico, Raúl, a los 17 años quería ser Kwai Chang Caine :)

Y creo que no he cambiado de parecer ;)

Rimbaud es un poeta increíble, ¿pero no te parece un poco el "poeta del manual de aprendiz a poeta con propensión al pseudo-malditismo"? No sé, me parece que muchos confunden su truculenta biografía con su poesía y se dejan arrastrar más por el personaje que por los versos. A Baudelaire le ocurre algo parecido, de otro modo...

Mi pregunta es cruda, pero es la siguiente: ¿gustarían tanto los versos de Rimbaud de haber muerto como un anciano burgués y respetable sin su vida azarosa? No sé por qué, algo cambiaría, me parece, en nuestra percepción de ciertas realidades perniciosamente alteradas por la mitificación (y mixtificación).

Stalker dijo...

Coño, Raúl, más abajo he visto que pasaste un rato de tedio con Bad Guy de Kim ki duk. Película a evitar absolutamente. Tenías que haberme preguntado antes: ¡Te habría ahorrado dos horas de infortunio, amigo!

Abrazos.

raúl quinto dijo...

Stalker, lo de Bad Guy casi he conseguido borrarlo de mi memoria, no te preocupes.

Y frente a lo que planteas sobre Rimbaud, el malditismo y el plus que una biografía "romántica" da a la valoración de un autor, te cuento: cuando a mis 17 quería ser Rimbaud con lo que alucinaba sobre todo era con la globalidad de Rimbaud (un tío de mi edad que quería ser vidente y que la lio y que era un genio y desapareció de la literatura cuando quiso), Rimbaud como Kurt Cobain, casi en el mismo plano mítico. Leí Rimbaud por su vida, por la misma razón por la que no leí a Mallarmé hasta más tarde. El caso es que lo leí, por las razones que fuera, y su poesía me marcó, como marcan esas primeras lecturas importantes. Ahora la vida de Rimbaud no me ciega tanto, pero el poso de sus poemas está ahí. Como Baudelaire, está en casi toda la poesía posterior que me ha interesado.

El poeta español del siglo XX por antonomasia es Lorca, también el mártir por antonomasia. ¿Sería el suprapoeta (parafraseo a Pessoa) si no lo hubieran acribillado a balazos en Víznar? seguramente no. Todo esa mística y ese merchandising sería nada. Pero no creo que mi impresión de que Poeta en Nueva York es el mejor libro español del siglo XX cambiara.

Y sí, parece que un gran poeta que además tiene una biografía convulsa nos llama mucho más la atención, es lo mismo que decía antes del buey de Rembrandt, es la atracción del abismo. Residuos tóxicos del Romanticismo.

El malditismo ha estado muy presente desde finales del siglo XVIII, y valorado, y contemplado como una opción vital y literaria más. Aunque haya mucho de pose, y mucho de cáscara vacía. Lo que pasa es que desde los 80 se ha intentado implantar en nuestra poesía una supuesta superioridad estética y moral de lo lineal y lo normal. Y así ha sido, se ha grabado a fuego en los lectores lo de poesía normal para gente normal. Pero está claro también, que a todos nos gusta contemplar un incendio de vez en cuando. ¿no crees?

Enrique dijo...

"Hay, en fin, cuando se tiene hambre y sed, alguien que os echa”


Rimbaud ataca de nuevo.

raúl quinto dijo...

Enrique, encantado de tenerte por aquí. Rimbaud siempre ataca, es lo que tiene.

Anónimo dijo...

BUEN TEXTO Y MEJOR COMENTARIO, AUNQUE YO RAUL, DISCREPE EN LO DE LORCA.CREO QUE JIMENEZ CERNUDA Y ALEIXANDRE ERAN MAS COMPLETOS
CERNUDA CREO ERA MÁS MALDITO QUE LORCA, AUNQUE SIENDO SINCEROS A LORCA SELE HA TRILLADO TAN MALAMENTE QUE ESTA BIEN ESTUDIADO PERO MAL LEIDO HASTA EL HARTAZGO.. DICHO QUEDA, BESOS ADOLFO

raúl quinto dijo...

Adolfo, Aleixandre y Cernuda tienen más cosas que me interesan que Lorca, lo que pasa es que Lorca tiene Poeta en Nueva York, y eso es mucho, muchísimo.