sábado, 26 de diciembre de 2009

ÚLTIMO CUERPO (Jorge Eduardo Eielson)

Cuando el momento llega y llega
Cada día el momento de sentarse humildemente
A defecar y una parte inútil de nosotros
Vuelve a la tierra
Todo parece más sencillo y más cercano
Y hasta la misma luz de la luna
Es un anillo de oro
Que atraviesa el comedor y la cocina
Las estrellas se reúnen en el vientre
Y ya no duelen sino brillan simplemente
Los intestinos vuelven al abismo azul
En donde yacen los caballos
Y el tambor de nuestra infancia







[de Noche oscura del cuerpo, 1955]

6 comentarios:

ana dijo...

Uno de los mejores poemas de Eielson, poeta que en general no me gusta pero que a veces acierta. No creo que sea fácil hacer un poema sobre defecar tan hermoso y revelación como éste, ojalá lo hubiera escrito yo :(

Un abrazo.

raúl quinto dijo...

ana,

No hay mejor manera de despedir el año que con una buena... también me admira la capacidad de hacer algo tan bello con ese material, también envidio la posibilidad de su autoría. Eso ya le da puntos al pobre¿? Eielson.

un beso.

raúl quinto dijo...

queridos visitantes del vértigo, me voy un par de semanas al extranjero, intentaré hacer alguna escapada al cíber así q no desesperéis si veis q vuestros comentarios no se aprueban, acabarán haciéndolo.


Mientras os deseo un final de 2009 pletórico, y un comienzo de 2010 mayúsculo.


un beso vertiginoso a todos.

rubén m. dijo...

Buff, y yo que iba a insistirte para que vinieras al concierto de Mekanik Disorder (el grupo de César) en Almería, este 2 de enero, y tú por tierras bárbaras, sin poder unirte al frente granadino, a esa extensión de La Chana en que se va a convertir tu tierra por una noche...

(gran poema)

((gran comienzo de año y grandes abrazos))

Portinari dijo...

Raúl -antes de nada, buena estancia allá donde vayas, mi comentario acechará a tu regreso jeje-, tienes razón con lo de "qué mejor manera de despedir el año que con una buena "puntos suspensivos"".
Lo mejor es el material que defeca: caballos y estrellas.

Pues eso, caballos y estrellas para todos en esta nueva década de decadencia (?).

raúl quinto dijo...

ràpidamente, pues aqui los cibers los carga el diablo: os saludo desde la humeda Venezia.


Auguri!!