miércoles, 22 de octubre de 2008

EL REY DE LAS ANTÍPODAS (Friedensreich Hundertwasser)

Una de las cosas que me llevé de mi viaje a Austria fue un tatuaje en el envés del ojo con los colores y las formas de hundertwasser. El viaje fue hace años, sí, y me juré que algún día volvería, espero que no hayan tirado abajo sus fábricas y museos.

5 comentarios:

ana dijo...

a hundertwasser no lo encontré yo en austria -hubiera sido sin duda más bello haberlo encontrado allí- sino en un libro de historia del arte del siglo XX. sus planos mágicos de calles, casitas y jardines dispuestos laberínticamente, espiralmente y antipodamente tienen algo de viaje y cuento que te abren con toda la inteligencia de la ingenuidad. en cierto modo me recuerda a klee.

manolo g. dijo...

tranquilo raúl. hace dos meses estuve por Viena y estaban allí. con la cantidad de fábricas que tenemos por huelva, al menos alguna podría ser como las suyas. por cierto, qué hermoso es lo irregular!

raúl quinto dijo...

ana, ese loco austríaco tenía algo de mágico, y es verdad que tiene cierto toque a Klee aunque la paleta de ambos es muy muy diferente.

manolo, me alegra que me confirmes la supervivencia de esas cosas. Lo irregular es la vida... y de las fábricas de Huelva, en fin, son arquitectura expresionista para el olfato ¿no crees?

ADOLFO dijo...

YO TAMBIEM ESTUVE ALLI EN VIENA EL VERANO2007 Y TAMBIEN BUSQUE A HUNDERBASSER ES UN ESPECIE DE GAUDI GERMANO

Anónimo dijo...

a hundertwasser no lo encontré yo en austria -hubiera sido sin duda más bello haberlo encontrado allí- sino en un libro de historia del arte del siglo XX. sus planos mágicos de calles, casitas y jardines dispuestos laberínticamente, espiralmente y antipodamente tienen algo de viaje y cuento que te abren con toda la inteligencia de la ingenuidad. en cierto modo me recuerda a klee