viernes, 4 de diciembre de 2009

COLD IN HAND BLUES (Alejandra Pizarnik)

y qué es lo que vas a decir
voy a decir solamente algo
y qué es lo que vas a hacer
voy a ocultarme en el lenguaje
y por qué
tengo miedo






[de El infierno musical, 1971]

12 comentarios:

Portinari dijo...

Y qué mejor ataúd que las palabras.

Bien dicho Alejandra, bien recordado Raúl.

raúl quinto dijo...

un ataúd de cristal, transparente, como de aire...

Lola Torres Bañuls dijo...

un ataúd lleno de sílabas
para encontrarse con la noche
y desvanecer en el silencio...

adolfo dijo...

pareciera una declaracion de principios muy buena adolfo

raúl quinto dijo...

lola, adolfo

puede ser un ataúd como dice portinari, pero yo lo veo como una puerta al sótano, sí, entreabierta, por la que asoma el latido ya sin disfraces de la poeta... ¿de todos los que nos parapetamos en la escritura?

adolfo dijo...

Querido hermano,creo que algo de lo que dices teneis los escritores y todo artista ya que todos buscan verdad o entodo casa re fugio para el intelecto y el alma

Alguien nps dijo que el arte en general aparece por imitacion para epatar lo absoluto e imitarlo , o al menos acercarse!

El ser humano necesita parapetarse y si necesita comunicar lo que de forma ordinario no podria decir! por eso nace el poema como artefacto linguistico y a veces meta linguistico para ser verdad o emularla recuerda no la toques ya mas que asi es la rosa" jrj.

pero tambien hay como aqui miedo a ser como aqui en estos versos y por eso tambien aparece la palabra como artificio. aqui queda esto besos adolfo

Anónimo dijo...

porque el lenguaje natal castra

vitedne

Esther

Portinari dijo...

Una puerta al sótano, sí. Una casa transparente, por la que poder ver sin ser visto.

raúl quinto dijo...

adolfo,

en el fondo el motivo de la escritura, o el motivo último e íntimo del arte es un profundo misterio.. está claro que estamos sujetos a los vientos de la sociedad y las ideologías, pero esa pulsión personal , la que nace de dentro.. ¿a qué se debe? ya sea para construir poemas en carne viva o pequeños ripios terapéuticos... no creo tener la respuesta ni siquiera para mi propio caso, pero tal vez el miedo, como dice Alejandra, sea el principal motor de tantas cosas...



Esther,

el lenguaje natural, como dices, no alcanza a decir todo lo que necesitamos decir u oir, castra, es cierto. Para remediar eso existe la poesía :)


Portinari,

te hago un hueco a mi lado para que podamos espiar a la Pizarnik, como quien otea un incendio desde una montaña cercana.

ana dijo...

(Ayer me pareció dejar un comentario aquí, pero veo que no aparece, así que vuelvo a escribirlo. Si vuelve a no aparecer aceptaré que he sido censurada, jeje)

Hace un tiempo discutía con una persona –persona a mi parecer muy inteligente aunque a veces un poco totalitario- sobre Pizarnik. Ambos coincidíamos en su calidad, en lo que nos dolían y significaban algunos poemas, pero mi compañero señalaba que a veces Pizarnik adolecía de cierta adolescencia, de cierta juventud. En cierto modo, sé que es verdad: Pizarnik a veces es ingenua en el sentido que de sus emociones las vive con lo primigenio de la adolescencia: el miedo, la escritura, la soledad, son expresados de una manera muy desnuda, y desnuda en el sentido de primera vez y centro. Ciertamente, podríamos decir que le falta esa astucia, esa inteligente ironía y distancia de animal viejo que puede tener por ejemplo Jorie Graham o la mejor Emily Dickinson, pero quizá también es fundamental este primer plano que ofrece Pizarnik. A mí por lo menos me quema y da de manera que pocos poetas hacen en mí. O que necesito tanto el primer plano como el plano más astuto y medido.

raúl quinto dijo...

ana,

ese comentario perdido no llegó hasta mí jamás, no te fíes nunca de blogger: es una máquina ingrata y juguetona.

En cuanto a lo que dices de Alejandra, creo que sintoniza un poco con lo que yo pienso de ella. Sinceramente su tono y su postura nunca la aprobaría en otros poetas, es curioso, esa desnudez, ese mostrar las llagas en un grito sin subterfugios ni maquillajes literarios, en su pureza de escribo-sobrevivo con mi dolor y mi miedo por bandera... ese romanticismo, digámoslo claro, es algo que detesto en general, pero con Alejandra me funciona, me atrapa, me significa en mi propia herida. Tal vez por eso que dices esta poeta cala tan rápido y tan profundo en los lectores jóvenes o adolescentes, pero quiero pensar que trasciende ese primer impulso, tal vez porque sabe nombrar la herida, qué más da que desde su centro...

Leidy herrera dijo...

Que bien alejandra te boy a mostrar un poema inventado por mí dice así

_mi corazón Late por que tu le haces falta llora por tu amor grita llamándote para que le cantes con todo tu amor...

_LEIDY HERRERA

QUE TE PARECIÓ? Es uno de los mejore que e inventado