jueves, 25 de junio de 2009

un poema de Rubén Martín + un sueño siamés en Granada

Comienza el verano pero no el descanso. El próximo viernes 26 de junio a las 21h, en la Casa de Porras, en el Albayzín granadino, dentro del Festival de Poesía en los Cármenes. Este que os escribe y el poeta, amigo y asiduo a este blog Rubén Martín hilvanaremos nuestro primer recital conjunto. Será algo especial, por la ocasión y porque hemos preparado varias sorpresas para el público temerario que decida acompañarnos esa noche. Para empezar se repartirá a los asistentes una plaquette (sueño siamés) con varios poemas de ambos, inéditos inclusive. Al que venga prometemos contagiarle al menos un virus o inocularle algún peligroso parásito.
.
Y por si hay algún despistado que no sabe cómo caza mi compañero de lectura os regalo uno de mis poemas favoritos de su libro Radiografía del temblor. Disfrutadlo, y espero veros a más de uno por allí el viernes.
------
------








si la lluvia murmura en el tejado
es seda negra que arde
(O. Mandelstam)



La lluvia edifica ciudades
de sólo sonido y verticalidad,
profundas, altas.
Fugaces avenidas, calles hechas de sombra
que resbala, también en nuestros labios,
hacia la inexistencia.
Si quisieras hallar un símbolo que hable por nosotros,
tal vez este: un breve lapso
de tierra que crepita como en música, arcilla,
seda negra
en fuego más que nunca incomprensible.










[de Radiografía del temblor, 2007]

35 comentarios:

Stalker dijo...

Rubén y tú os vais a comer el mundo. Dejad constancia luego de vuestras obras y milagros.

Buen poema, sigo con el libro...

abrazos a ambos

raúl quinto dijo...

stalker,

yo me conformaré con que el mundo no nos coma a ninguno de los dos, que ya es mucho.

te dedicaremos un poema mental.

rubén m. dijo...

Eso es!

Espero que Ana, nuestra infiltrada, haga una crónica del evento. Gracias, Stalker, por la florecilla.

abrazos

Susana dijo...

Y este post siamés vuestro es un bonito anticipo: un premio para los que la distancia nos va a privar de veros el viernes... Espero leer sobre lo que Stalker llama "obras y milagros" ;o)

Un abrazo

Pucelle aux Petites Manches dijo...

Qué guay, ya contaréis por aquí como os sale todo. Espero que no tengáis luego que capear muchas preguntas memorables de ésas que comentábamos el otro día, a mí me ponen más nerviosa que el acto en sí.
Para Rubén: una ve las ciudades verticales, altas, tallándose gota a gota ante los ojos, con cada verso.
Para Rubén 2: Céline también habló de "ciudades verticales" y "ciudades acostadas" en "Voyage au bout de la nuit". Supongo que ya lo sabrás, pero yo lo digo igual, que estoy cotorra hoy.

Si no estuviera tan lejos Granada...

P.D.: Pero algún día entraré, entraré en Granada :p

MARIEL MANRIQUE dijo...

Quiero una crónica, ¡de palabras, sonidos e imágenes de Chang y Eng! Precioso poema, con la lluvia como construcción sólida y vertical convertida finalmente en seda, en fuego.

Besos siameses.

Laura Giordani dijo...

Ojalá no hubiese tanta distancia física y pudiera acudir a ese recital conjunto. Con gusto lo haría para escucharos.
El poema de Rubén es potente, intenso, hermoso.
Gracias por traerlo aquí Raúl: tenía ya ganas de leer su poesía.
Si podéis reservar alguna plaquette, me encantaría.

Mucha suerte y un abrazo,

Laura.

rubén m. dijo...

Me alegro de que os guste :)

Martha, no había pensado en ese pasaje de Céline, ni lo recordaba... razón de más para volver a "Viaje el fondo de la noche".

abrazos

raúl quinto dijo...

susana,

obraremos y milagraremos para que luego sea digno de contar.

un beso.

raúl quinto dijo...

martha,

reservaremos una silla para ti y para tu cordero. Preguntas absurdas son las que nos hacemos el uno al otro fijo,

un beso.

raúl quinto dijo...

Mariel,

el poema es una pequeña maravilla. me alegra que te guste.

raúl quinto dijo...

Laura,

una plaquette es tuya. Si acabas de descubrir la poesía de Rubén estás de enhorabuena, pq se te abre un mundo de sensaciones impotante.

un beso.

raúl quinto dijo...

rubén,

ve preparando los trajes de látex y los cascos de minero para nuestro numerito final.

Anónimo dijo...

si, definitivamente Ruben es genial y tiene una sensibilidad a flor de piel!y tu raul un tio de gusto exquisito que sabe aquello que quiere contar y decir sin artificio ni sofisticacion con eso que llamo yo Raul sinceridad personal e intelectual, de verdad sin zarandajas politicas ni otros rolllos...PERDON POR ESTO Y A SE QUE ES POLITICAMENTE INCORRECTO Y HASTA MALO PERO ME SIENTO COMODO AQUI, RAAUL Y TENIA QUE SOLTARLO!!!

SUERTE A LOS DOS OS QUIERO!ADOLFO

Bashevis dijo...

Chang y Eng! Emponzoñar irremierdablemente a todos los presentes! Inficionarles Rojo mar-Azul sangre.

Lo mismo que le he dicho a Rubén, Salud&Suerte Raúl!

raúl quinto dijo...

adolfo,

como siempre tus halagos me parecen demasiado, con rubén aciertas al ciento por ciento, pero yo no doy para tanto, en serio. No obstante, gracias. otro poema mental te será dedicado.




bashevis,

quién es chang y quién es eng? siguiendo tus mandatos no podremos otra cosa que inocular el bacilo del escalofrío a quien nos deje.

gracias!

Bashevis dijo...

A ver Raúl, elige tu (La siempre hiperfidedigna wikipedia nos dice):

Chang se caso con Adelaide Yates, y Eng con Sarah Anne Yates.

Chang y su esposa tuvieron 10 hijos, mientras que Eng y su mujer tuvieron 12.

Chang se dedicó a la bebida y su salud desmejoró hasta que sufrió un derrame cerebral, que no afectó a Eng. En enero de 1874, a la edad de 63 años, Chang desarrolló una bronquitis que lo condujo a una neumonía. Una noche, Eng se despertó al descubrir que su hermano no respiraba y gritó por ayuda en la oscuridad. Chang estaba muerto, así que Eng se puso a llorar y dijo "Entonces, yo también voy a morir". Cuando llegó el médico, Eng también había fallecido. El examen post mortem realizado en el College of Physicians and Surgeons de Filadelfia reveló que Chang murió por la rotura de un aneurisma; y Eng, de miedo.

¿Con cuál te quedas? :)

raúl quinto dijo...

bashevis,

es casi como elegir entre papá y mamá, pero con alguno de los datos que me das no sé si yo seré Eng pero Rubén seguro que es Chang.

Stalker dijo...

Ja, ja, ja, Bash, menudo estás hecho ;)

rubén m. dijo...

Sí, a mí me pega más morir de un aneurisma XD

Adolfo, tus desmesuradas palabras me hincharán los pulmones esta noche para recitar con más vigor. Gracias!

PS: blogger me pide "fuste"...

Esther Rodríguez Cabrales dijo...

Una lástima la distancia... me gustaría estar allí :-)

Me gusta la magia.

Arturo Borra dijo...

Bueno, para terminar la vuelta de hoy, también por este medio quería desearles mucha suerte, Raúl, y feliciarlos a ambos por ese encuentro en Granada.
El poema de Rubén me deja en ese registro lluvioso, de tristeza y conciencia de nuestra finitud. Pero no es tristeza propiamente: es duelo, lluvia de todos los duelos cotidianos, que se precipitan sobre nosotros.
En cualquier caso, mucha suerte y un abrazo,
Arturo

raúl quinto dijo...

esther,

yo creo que de alguna formas allí estarás, precisamente gracias a la magia.



arturo,

gracias por tus buenos deseos, con esa lluvia del poema no hay paraguas que valgan... a mí este poema me parece inagotable, las gotas, las palabras, los mismos edificios resbalan y desaparecen con la misma intensidad y vacío.

Portinari dijo...

Una pena no poder asistir, siempre es la misma barrera espacio-temporal.

Espero que os vaya bien el recital, seguro que la noche se quema.

Bonito poema, Rubén.

raúl quinto dijo...

portinari,

a estas que son las 6:45 de la mañana te puedo asegurar, recién ingresado en la pensión de lo inverosímil, que la noche ha ardido, y mucho.

un beso.

Susana dijo...

No teníamos ninguna duda, Raúl!

(alguna pista???)

Abrazos

raúl quinto dijo...

susana!

qué haces despierta a estas horas?... supongo que regresas de la noche como yo, vaya pregunta... mañana más descansados imagino que alguno contará cómo fue la cosa.

un beso.

Susana dijo...

No, querido, mis 6 am en sábado son más tristes: insomnio de primera hora. Estoy esperando caer en una siesta matinal, pero mientras... Me parece una buena señal que vuestra noche acabe a estas horas. Intentaré armarme de paciencia y, qué farem!, esperaremos a mañana, entonces.

Un abrazo

raúl quinto dijo...

pequeña crónica altamente subjetiva y censurada de lo que pasó ayer en Granada.




Leímos en un patio abierto. No llovió. Jorge Ortiz nos presentó, acusándonos, con razón, de haber dejado de ser jóvenes. Nuestras sills eran rojas, bebimos agua en copas de plástico. Nos lamimos los oídos y los egos el uno al otro. Leímos los poemas del cuadernillo, cada uno leía los poemas del otro. Disfruté muchísimo interpretando las voces de sus textos. Como colofón le hicimos un homenaje a Paul Celan, con cierto guiño a una absurda polémica que a ninguno de los dos nos hace gracia. Leímos estrofa a estrofa Fuga de la Muerte, yo en español, Rubén en alemán. Fue emocionante. Después acabó la cosa, nos fuimos de cervezas. Conocí la terrible historia de un campeón del mundo de ciclismo que no era dios. Reí mucho recordando. Entré y adentré a dos amigos en la pensión de lo inverosímil (no es una imagen poética, la habitación que el festival me consiguió entraba dentro del reino de lo surrealista o de las pesadillas manieristas). Pasaron más cosas. En resumen: todo mereció la pena.

Stalker dijo...

Está bien que hayas ofrecido la versión censurada, así le podemos pedir a Rubén la otra, con "dos rombos"...

Sé que el espíritu de Joan Margarit presidió la reunión. Donde quiera que se hable de Celan, él está presente.

Abrazos

ana dijo...

Pequeña crónica también altamente subjetiva y censurada de lo que pasó en granada:

Resistí la tentación de comprar un helado en los italianos (luego lo lamenté). Escuché a los mellizos recitar, escuché sus similitudes y diferencias, y disfruté tanto con las similitudes como con las diferencias que desprendían. Celan se mezclaba con la noche. Pasé hambre. Alguien dijo en neerlandes "yo no soy dios" y lo comprendí. No pude terminarme todo el falafel. Reí muchísimo y sentí como dos amigos compartían conmigo su amistad. Visité la pensión de lo inverosímil y bajamos escalones casi en la oscuridad. Hicimos caminos de ida y vuelta y tuvé frío pero no tanto como podía haber tenido. Estaba amaneciendo cuando volví a casa. Hubo un café, vínculos, prolongaciones. Y horas más tarde una partida de billar y la búsqueda de un nombre. Y más cosas, muchas más cosas.

raúl quinto dijo...

van encajando las piezas.

gracias, ana, por tu crónica y por ser parte de lo que cuentas.

Stalker dijo...

Pero ponedle ya los dos rombos y dadle al respetable lo que desea!!!

;)

rubén m. dijo...

Stalker, los dos rombos los has puesto tú con lo de "Sé que el espíritu de Joan Margarit presidió la reunión. Donde quiera que se hable de Celan, él está presente", eso es porno duro, jajaja!

Mi crónica -también altamente subjetiva y censurada, faltaría más-:

Llegué a Granada el día anterior y ya me llenó de vida el aire fresco, en contraste con el calor asfixiante de mi provincia exiliar: todo apuntaba a experiencias nuevas, también a final y nuevo comienzo. El recital fue muy divertido. Vinieron viejos y nuevos amigos, que habían declinado hábitos y compromisos por estar ahí. Leí los poemas de Raúl con toda comodidad y empatía, y me sorprendí de escuchar los míos en su voz. Nuestro tributo a Celan a dos voces nos estrechó una especie de ouroboros lingüístico. Después, cerveza en mano, tuve ese placer de ver cómo los viejos y los nuevos amigos reían juntos y compartían sus pasiones. Los tres más valientes de la noche seguimos adelante, casi nos barren de la cervecería en la que compartimos nuestro pasado: eran las 4:00 am. Descendimos a la pensión de lo inverosímil, una catábasis en miniatura, entre risas contenidas, oscuridad y un tapiz de leones nada fieros. Caminé más de lo que he caminado en mucho tiempo, era un largo camino hasta el amanecer, pero tuve inmejorable compañía. Una noche/madrugada difícil de olvidar, de esas en las que se comparte mucho más de lo que uno espera. Muy grande.

raúl quinto dijo...

emociona, al leer vuestros relatos, que ese día fue igual de especial para vosotros.

un abrazo también inversosímil.