miércoles, 10 de junio de 2009

efecto dominó (uno)

Palabras clave: intertextualidad. ironía. deconstrucción. (post)modernidad. tradición. orden. caos. pintura. luz. cicatriz. simetría. mensaje cifrado.



LA BAÑISTA DE VALPIÇON (Jean Auguste Dominique Ingres) 1850


VIOLÍN INGRES (Man Ray) 1924




MUJER PÁJARO (Joel Peter Witkin) 1990

33 comentarios:

rubén m. dijo...

Maravillosa secuencia. Y la de tus palabras tampoco está mal...

Es genial la transformación de una obra a otra. La "mujer pájaro" al final: no había visto tan clara la intertextualidad con Man Ray, y mira que es obvia.

Me recuerda a uno de mis temas favoritos de los 80, "In our angelhood" de Cocteau Twins. ¿Cómo se traduce eso? "Cuando fuimos ángeles", tal vez. Mi amor por los gemelos Cocteau es otra parafilia, pero juro que pocas canciones me parecen tan desgarradoramente hermosas como ésta. "Now our heart is on the edge..."

http://www.youtube.com/watch?v=5yrNTXnidCU

abrazos nocturnos y parafílicos :P

raúl quinto dijo...

rubén,

los cocteau twins tienen un aire onirico muy sugerente,mira por dónde siempre había pensado que eran demasiado poppies para tu gusto...

y sí es curiosa la transformación de una obra en otra, lo raro en Witkin es encontrar alguna fotografía que no parta de temas anteriores de la tradición artística, a veces muy evidentemente y otras un poco más esquinado pero igualmente irónico, intertextual, posmoderno.

Portinari dijo...

Oh cocteau twins... (escuchando canción)

De las tres imágenes, creo que la más me resulta espeluznante es la primera. No sé qué tiene en el brazo izquierdo la mujer que me da quebraderos de cabeza...
Por otra parte, la "violinización" del cuerpo femenino en la segunda foto me invita a tañirlo.
Y la tercera... cicatriz.

Más saludos nocturnos.

rubén m. dijo...

Raúl, "Head over heels" es uno de mis 10 discos favoritos de todos los tiempos. No tengo ni idea de cuáles serían los otros 9, pero ése estaría allí, no lo dudo. Onírico, sí, pero sin excluir las pesadillas. Ese disco es como una galería infinita de espejos a punto de resquebrajarse.

Las tres imágenes tienen algo fascinante, cada una a su manera. Y en cada una hay una visión del cuerpo y la belleza totalmente distinta.

Parroquia nocturna habemus? ;D

Portinari dijo...

Habemus parroquia Rubén.

Te doy la razón en la belleza de las imágenes, cada cual a su manera...

bonita manera de describir "head over heels"

rubén m. dijo...

Portinari, me estoy fijando en lo del brazo izquierdo del Ingres. ¿Puede ser una venda? si es así el "efecto domino" es aún más impactante.

Qué bien descubrir a alguien que conoce ese disco, montar una secta headoverheelsófila es uno de mis sueños, "When mama was moth" presidiría cada cónclave...

Stalker dijo...

"In our angelhood"... ¿En nuestro angelindario? ¿En nuestra angelidad? ¿Cuando fuimos angelérrimos?

De las fotos me gusta cómo el símbolo se engasta en la carne, se transumta dolorosamente en carne y persevera en ella...

También fui fan de Cocteau Twins, aquí donde me veis... hace muchos años que no los escucho y vamos a poner el vídeo de youtube, a ver qué me pasa en la trinchera, en galeras...

abrazos

Susana dijo...

En orden inverso: mujer-pájaro, mujer-violín, mujer-mujer... Será que en toda mujer hay un violín (que a veces dan ganas de tañer, Portinari, ;o) ) y por lo menos un pájaro.

Ya me habéis picado y ando descargando cocteau twins, a ver qué nuevo descubrimiento me habéis regalado...

Un abrazo

ana dijo...

La espalda desnuda a mí me sugiere el erotismo y el peligro, pero no tanto el erotismo y el peligro en el que mira esa espalda, sino en el que la muestra. Mostrar la desnudez de tu espalda y sentir como el otro la mira y se acerca. Creo que esto está en la primera imagen. La segunda sin embargo coge ese erotismo y peligro y lo desestabiliza mediante una cosificación del cuerpo, una metáfora que nos haga sonreír a todos y una mayor capacidad de visión en la mujer –la mujer da la espalda pero nos vigila de reojo. Witkin, gran Witkin, crea una imagen que aunque externamente está más próxima a la de Man Ray internamente yo la siento más cercana a la de Ingres. Ha tomado el erotismo y el peligro pero ha decidido llevarlos al extremo y la caída hasta dar lugar a la indefensión y el terror.

Como apunte absurdo y para relajar mi parrafada, qué bien sienta que alguien te rasque la espalda y ronronear.

Un abrazo.

raúl quinto dijo...

rubén, ya has liado a la gente para que secunde tu perversión musical... sólo un consejo a la parroquia: cuidado con escuchar los cocteau twins mientras se conduce, hay determinada música que es preferible escuchar con los ojos cerrados.

raúl quinto dijo...

Portinari, lo que luce la bañista en el brazo izquierdo es algo mucho más prosaico pero dejaremos que el misterio siga cavando trincheras ;)

y a ver si nos acostamos más tempranito que luego no hay quién os levante!

raúl quinto dijo...

stalker,

también tienes un pasado... y puede que hasta un presente, siento curiosidad por saber cuál de las tres obras te gusta más.

raúl quinto dijo...

Susana, los flamencos dicen que la mujer tiene cuerpo de guitarra, pero más bien (esto lo añado yo) tienen música de violín, y tañer es un verbo perfecto para nombrar con exactitud cómo se ha de tocar a una mujer.

¿cambia algo la visión de las obras con la música de los Cocteau de fondo?

raúl quinto dijo...

ana,

estoy de acuerdo contigo en que hay más relación entre la imagen de Ingres y la de Witkin, al menos en la intención. La de Man ray, que es bellísima, tiene mucho más de juego irónico surrealista donde lo importante es más el efecto de la mezcla de elementos reconocibles (el famoso axioma de lautreamont...) que la mujer en sí; sin embargo en los otros dos es más una representación del ideal (o ideal negro en el caso de Witkin) de la mujer como símbolo.

Aunque claro, en los tres casos el cuerpo femenino está tan afirmado como cosificado, tan en bruto como estilizado como puro signo icónico.

Los desnudos de Ingres son casi abstractos, si os fijáis no hay verdadero naturalismo en sus formas, esa mujer no puede existir, mirad no tanto el brazo izquierdo como el derecho: su curva es abosolutamente irreal.

Por su parte el más realista y crudo de todos es el de Witkin, precisamente la imagen más extraña e incómoda....

rubén m. dijo...

En el Ingres, al igual que Ana, veo el erotismo de quien ofrece la espalda, pero sobre todo la indefensión. Los tonos tibios de la piel, en contraste con la blancura de las sábanas y el verde de la cortina, sugieren una humanidad frágil e imperfecta, y la mirada perdida la subraya, así como esa composición tan oblicua (en este último aspecto, es el más complejo de los tres), que parece hacer resbalar nuestros ojos hacia al suelo de la habitación. Sorprendente la morfología "imposible" del brazo derecho que señala Raúl.

En la foto de Man Ray esa indefensión desaparece. Hay una cosificación del cuerpo, sí, pero ahora la mujer casi nos llega a mirar. Se sabe observada, juega con nosotros: posa con una calculada lasitud. Los pendientes y el turbante juegan con el Ingres orientalista, del "Baño turco", más que con la bañista. Todo subraya el erotismo y el dibujo del violín es la rúbrica final del deseo, así como el sello surrealista.

Y la foto de Witkin, pese a reproducir casi perfectamente la composición de Man Ray, me parece su total inversión, su reverso oscuro. Yo también la veo mucho más cercana a la de Ingres, la precariedad e imperfección del cuerpo, aquí ya explicitas en las cicatrices y ese corsé metálico, tan doloroso. Es la única figura de las tres que mira hacia delante, como si ya no importara quién mire o estuviera contemplando su "angelicalidad" perdida.

Esos gritos cargados de feedback de Liz Fraser, en el último minuto la canción, son el dolor de esas mismas alas mutiladas.

raúl quinto dijo...

rubén, muy lúcido y afilado tu análisis. Es cierto que la foto de Man Ray puede relacionarse más con el baño turco, también por los instrumentos de cuerda que allí aparecen, pero al ser una composición de grupo he optado por esta bañista que no es sino una variación (o a la inversa) del cuadro que citas. Ingres es un pintor fascinante precisamente por esas aparentes incoherencias morfológicas que pueblan sus cuadros, no eran errores sino elecciones muy conscientes y consecuentes con su ideario...

rubén m. dijo...

Has optado bien, con la bañista se ve mucho más claramente el efecto dominó. Me gustaría saber por qué dices que este Ingres es una "representación del ideal de la mujer como símbolo"...

Bashevis dijo...

Os he leído antes a la mañanita, muy temprano, y no he podido resistirme a descargar de nuevo el "Head over heels" y oírlo entero antes de marcharme a un examen... Hacía mucho tiempo que no lo escuchaba... qué bien que lo sacarais a colación.

Justo después he puesto “Fragilidad suicida” de Ebria Danza y he creído encontrar extrañas vinculaciones entre ambos… onirismo dulzón/pesadilla suicida… Por curiosidad; ¿también habéis pasado por estas aguas? 713avo amor? Después de Nunca? Vírgenes adolescentes? Mar otra vez?... aun no controlo vuestras edades.

Por cierto, jaja, interesantes analogías… ya lo han dicho todo. Espero un efecto domino II.

raúl quinto dijo...

rubén,

este Ingres y casi todos los que tratan el tema de la mujer, no es una representación de lo femenino real, ni siquiera de un femenino simbólico, sino una estilización, una abstracción puramente pictórica y lineal (en la órbita de lo que pudieran hacer en el renacimiento pero más radical porque ahora ya no hay respeto a la naturaleza). Ingres que es un pintor deudor del idealismo, quiere representar la belleza, usa formas reconocibles pero las manipula para someter al ojo.... en ese sentido esta mujer no es una mujer, si acaso un símbolo, un signo que representa una idea inarticulada de belleza. Creo que ahora me he explicado algo mejor, después de haberme puesto hasta arriba de maki sushi ya tengo fuerzas....

raúl quinto dijo...

bashevis,

de los grupos que nombras conozco y he disfrutado o padecido 713avos de amor, Mar Otra Vez y Después de Nunca.

son de mi época más o menos... mi época, dios, qué obsceno suena eso...

rubén m. dijo...

Sí que te has explicado muy bien, se ve que el maki sushi te ha puesto feliz. Ahora entiendo bien a lo que te referías.

Bashevis, Ebria Danza no los conozco, pero a 713avo Amor les tengo mucho aprecio, una banda muy insular y completamente loca. De los demás proyectos de Desastre, sólo me gustan temas sueltos.

salud

Bashevis dijo...

Disfrutado o padecido... jajaja!

Son de mi época más o menos... mi época, dios, qué obsceno suena eso...Si, joder, estan saliendo los caballeros del zodiaco, los Cocteau Twins, jaja... Las epocas.

Me alegra saber que aprecias 713avo, rubén. Yo tambien les guardo un respeto reverencial...

Salud!

Portinari dijo...

Y ahora es cuando digo, mientras doy un pequeño salto a mi década: bienvenidos a los 80 ;D

Bashevis dijo...

Jajaja, me ha venido a la mente Carmen Sevilla cantando las campanadas de ¿1964?, jaja:

http://www.youtube.com/watch?v=rZ1ARW3RGDo

Enrique dijo...

Es una secuencia fatidica. Como todos los efectos fisicos, este viene a demostrar otras carencias fisicas. Peter Witkin no construye espaldas mas solidas. Quiza las llagas si que otorgan cierta solidez.

Resulta representantivo, como la casi Ananke de Witkin, queda finalmente calva y destrozada, construyendo un nuevo futuro de la herida.

Aterra. Pero nada hay mas fiable que la inevitabilidad.

raúl quinto dijo...

Enrique,

es cierto que aterra, pero da miedo porque lo que ves es verdad.

rubén m. dijo...

¿Cómo era ese breve poema de Celan que tanto te gustaba? El de la verdad... de Cambio de aliento, creo.

Enrique, "un nuevo futuro de la herida"... I like it.

raúl quinto dijo...

uf, ese poema da para una entrada... tal vez la próxima :)

MARIEL MANRIQUE dijo...

Raúl, acá comienzo a descender en tus espirales de vértigo.

A la bañista reposada de Ingres no le pasa nada. Parece reposar y posar para regocijo del ojo que la observa, ajena a los estruendos y desquicios de un mundo que después se hizo pedazos. ¿Es posible que lo que lleva enrollado en su brazo izquierdo sea un sensual trozo de sábana? No lo percibo como una venda, no está herida. Es un instrumento más de su plácida sensualidad.

La mujer violín de Man Ray ya conoció la primera guerra y la vanguardia. Ya ofrece el cuerpo para ser tatuada, para que el mundo la marque de alguna forma, pero sin herirla.

La mujer pájaro de Witkin es una mujer que lo ha visto todo. Su cuerpo está literamente hecho pedazos. Atravesó el S. XXI y sus impiadosas incursiones sado-maso. La marcaron, la golpearon, la raparon en campos concentracionarios. Mira hacia adelante porque tiene el horror a sus espaldas. Quizá, también, haya experimentado con su propio cuerpo por voluntad propia, como una reivindicación de su soberanía, para tantear hasta donde era capaz de llegar.

Ya te lo dije, es exacto y perfecto tu dominó. Me dará para más, seguramente.

Se lo mostré fascinada a mi compañero, que se dedica a la sociología del arte. Me dijo: "no falta ni sobra nada".

Gracias, Raúl.

Abrazo desde las constelaciones del sur.

raúl quinto dijo...

Mariel, bienvenida, espero que no sea esta tu última aportación.

Estoy más con tu versión de lo que lleva la bañista en el brazo, más bien un lienzo de tela para secarse, una toalla, vamos.

Me ha encantado tu mirada histórica a las tres obras, esa expresión de época. Todas esas cosas que dices, lógicamente no están en las obras, si acaso en la mirada de sus creadores que son fruto de su tiempo, pero nosotros ya somos capaces de rascar debajo de la pintura o de la pátina de la fotografía, y nuestros ojos son ¿más? inmisericordes. La sociología del arte es una disciplina apasionante, por cierto.

un saludo.

rubén m. dijo...

Joder, me ha impresionado el análisis de Mariel, tan breve y tan certero. La relación entre la mujer rapada y cicatrizada de Witkin y Auschwitz. Lo ha visto todo.

MARIEL MANRIQUE dijo...

No, no será la última. No vas a librarte tan fácilmente de mí. Sí, nuestros ojos son impiadosos, han masticado la historia y a veces ya no pueden escindirla de la obra.

La mujer de Ingres es una cortesana, la de Man Ray una intrépida modelito parisina y, la de Witkin, un pájaro escapado de Treblinka o de una noche desquiciada donde no pudo poner el freno.

Besos, Raúl (mirá a qué espacios increíbles me está llevando con su ojo clarividente Rubén Martín ...).

raúl quinto dijo...

rubén, gracias por hacer de caronte con mariel en estos agujeros;)



mariel, eres un fichaje fantástico, auguro grandes iluminaciones por tu parte.