viernes, 5 de junio de 2009

un poema de Joyce Mansour

Un viejo y su vieja ocultos bajo tierra
mano podrida junto a mano podrida, a gusto en la mugre
se hablan sin labios se comprenden sin palabras
oyen el canto lento y grave de la tierra nutrida
y en su corazón se preguntan
si algún día morirán.







[de Gritos, 1953]

19 comentarios:

Portinari dijo...

Primera impresión de frío enternecedor, la segunda sigue siendo la misma.
De todo el poema concluyo que ya no sé que es la muerte, ya no es el problema de si hay algo más allá. Las cosas vuelven a su origen, soñaré con cordones umbilicales enterrados que gritan con voz soterrada.
Me encantan estas entradas, tan silenciosas y apabullantes... la multitud va desapareciendo.

raúl quinto dijo...

portinari, a mí me encantan tus comentarios, la verdad. Este poema es uno de los poemas de amor que más me han impresionado en los últimos tiempos, el amor y la muerte son entidades que no pueden anularse, o algo así, amar a pesar de la muerte... una idea sencilla pero poderosa.

Portinari dijo...

Me alegra que te gusten mis comentarios, seguiré en mi línea entonces.

Eros y Tánatos, ¿no es cierto?
El otro día hablaba con un amigo de algo relacionado con esto, y es que, una canción un poco noña estuvo una temporada sin razón lógica aparente dejándome en un estado de melancolía difícil de evitar, y es que la frase culpable y que comentaba con este mi amigo era "nuestro amor durará más que nosotros". ¿Puede darse eso? y es tan triste y bello a la vez pensar que el único vestigio que pueda quedar de ti sea el amor...

Stalker dijo...

Raúl:

es de la edición de Igitur, no?

¿Merece la pena el libro entero? Lo tuve en las manos el otro día.

Abrazos

raúl quinto dijo...

portinari, puede algo durar después de haberse agotado? es el amor algo externo a los amantes? existe acaso algo llamado amor? no estamos hablando de química? entonces sí, la química se transforma, el átomo que una vez formó parte de un ser que amaba, es decir, el átomo que fue el amor, ahora puede ser el átomo que respiramos o el que conforma una ola o una mota de polvo o un aroma, pura física, pura química, en eso sí creo literaturas aparte.

raúl quinto dijo...

stalker, sí es del libro de Igitur, y no sé si te merecería la pena a ti, tiene algunos poemas asombrosos pero peca mucho de cierto malditismo fácil que en ocasiones se te cae de las manos por requetidicho y predecible pero en otras ocasiones trenza unos poemas muy intensos desde la sencillez y la crudeza, un surrealismo bastante bruto y "sadiano"... a mí es este poema que he puesto el que más me ha impresionado, pero es que yo soy muy impresionable...

Esther Rodríguez Cabrales dijo...

Después del primer beso todo se acaba. Probablemente ellos no se besaron nunca.

raúl quinto dijo...

esther, bienvenida al interior del vértigo, participa cuando quieras.

no puedo estar más en desacuerdo contigo, después del primer beso comienzan a juntarse las piezas del puzzle y todo tiene más sentido. O al menos así lo veo.

un saludo.

Stalker dijo...

Precisamente el primer beso suele ser torpe y desmañado, y apenas anticipa lo que vendrá después. Muy de acuerdo con Raúl...

Portinari dijo...

"portinari, puede algo durar después de haberse agotado? es el amor algo externo a los amantes? existe acaso algo llamado amor? no estamos hablando de química? entonces sí, la química se transforma, el átomo que una vez formó parte de un ser que amaba, es decir, el átomo que fue el amor, ahora puede ser el átomo que respiramos o el que conforma una ola o una mota de polvo o un aroma, pura física, pura química, en eso sí creo literaturas aparte."
Yo quiero contestar que sí a la primera pregunta, la segunda tengo que saborearla para pensar con precisión sobre ella.
La química en nuestro cuerpo puede ser la explicación lógica, pero no sé si hay algo de lógica en lo que se desencadena tras el beso.
Por cierto, respecto a esto último que decís Stalker y tú, Raúl, estoy de acuerdo pero creo que siempre dependerá del beso que se dé. Supongo que del que se habla en el poema no sea el primero aunque sí el que más sublime parece.

ana dijo...

Hermoso poema.

Respecto al comentario de Esther, siempre he estado en desacuerdo con esa idea de que el amor para que sea eterno uno se debe marchar antes de que el amor se agote, a veces incluso marcharse antes de que el amor empiece -no sólo en desacuerdo, sino que es una idea que me irrita-. Primero que no sé qué necesidad hay de que el amor sea eterno y sobre todo qué hay se malo en que algo se consuma. Y segundo que creo que si el amor se acaba no se debe tanto a la finitud del amor, no se debe a que el amor en sí tenga una fecha de caducidad, no a que el amor sea algo débil y que al tocarlo se rompa, sino que creo se debe a la incomprensión, la impaciencia y el sehnsuncht del ser humano.

En definitiva que sí, que a partir del beso viene lo mejor, que conocerse es lo mejor.

Y un beso a todos.

Tera dijo...

Apabullante (como dice Portinari) es la palabra.

Los besos son el principio fundamental, antes, durante y después.

muchacha en la ventana dijo...

Un beso es el comienzo, tambien es el final, y es el durante. Un beso invita a todo lo demás.

un beso desde mi ventana

raúl quinto dijo...

muchacha, un beso para ti también.

por cierto cuando leí este poema me acordé poderosamente de este descubrimiento que hiciste y que comparto, con tu permiso, con el resto de amigos

http://pgerez.blogspot.com/2009/05/el-abrazo.html

rubén m. dijo...

Muy hermoso e impactante, más por la idea y por algunos destellos que por el poema como conjunto (me gustaría leer el original).

Si entendemos el amor como enamoramiento feroz, creo que sí tiene fecha de caducidad en casi todos los casos, pero después de eso viene lo que yo entiendo por amor, y que no sólo se tiene con una única persona, pero sí en especial con ella.

raúl quinto dijo...

sí, rubén, es la idea lo que hace que el poema sea superior, pero es verdad que esa forma desaliñada es lo que ofrece la Mansour, versos un poco en bruto, primitivos...

en la edición de Igitur viene el original en gabache.

raúl quinto dijo...

tera, gracias por pasar por aquí!

rubén m. dijo...

Ya sé por qué me raya el oído el comienzo del poema, no puedo evitar evocar lo de "una vieja y un viejo van pa´Albacete, van pa´Albacete...". Qué daño nos ha hecho la lírica popular...

raúl quinto dijo...

gracias por rubén por cargarte el poema, ya no podré leerlo sin pensar en los viejos de albacete...