lunes, 18 de mayo de 2009

AÚN APRENDO (Goya)


Goya es todo, ya he escrito, y sigo escribiendo, mucho sobre su caleidoscopio infinito. Goya abre una falla, y dentro de la falla abre otra y así en un juego de matiuskas terrible. E inicia. Y dice, mirad, esto es la modernidad. Goya pinta el futuro. Su pintura es un palimpsesto de estilos por venir. Hasta el último día de su existencia quiso ir más allá. Cuando ya lo había hecho todo quiso continuar. Más allá. Porque ser Goya es ser un horizonte abierto, y él lo asumía. Fijaos en esto, por ejemplo, Goya se había exiliado a Francia, harto de la oscura dicción del español postnapoleónico. En Burdeos, un anciano que ha reiventado la luz y los ojos que miran la luz. Allí descubre una nueva forma de grabar, y la quiere hacer suya, aunque sepa que es más de la muerte que del mañana. Tal vez esa sea su lección más imprecedera. Tal vez en este grabado está todo a lo que debemos aspirar. Aprender, siempre, aunque seamos un genio en los umbrales de la desaparición. Nunca habrá de ser suficiente.

21 comentarios:

Stalker dijo...

Me gusta especialmente cómo la letra impresa, "Aún aprendo", modifica o ecualiza la impresión que provoca la imagen desnuda. El arte contemporáneo ya está ahí, anunciando la dependencia, la simbiosis o mutua depredación entre obra y título.

Prodigioso Goya.

Abrazos

raúl quinto dijo...

sí, esa inclusión del texto en la obra (aunque es típica del grabado, piensa si no en los emblemas tan antiguos...)pues anticipa fenómenos artísticos como el mismo cómic, pero también fermenta algunas discusiones sobre el arte y el lenguaje, la semiótica y todas esas barbaridades... prodigioso, sí.

rubén m. dijo...

Roland Barthes (hablando de fotografía, pero tanto monta) decía que el título de una imagen cumple una "función de anclaje": una señal para interpretarla que nos tranquiliza y amortigua el impacto desnudo de la obra.

De ahí que tantas obras de arte abstracto sean "untitled". Lo mismo se aplica a los poemas.

Uno de los grandes maestros en dislocar la "función de anclaje" es Magritte, con esos títulos que te obligan a mirar el cuadro otra vez, y otra... Y estos grabados de Goya anticipan ese disloque. Visionario.

Portinari dijo...

Uno de mis pintores favoritos... pincel en mano y echar a volar;
me salgo del círculo, nunca habrá de ser suficiente, no hay tiempo ni espacio que capte la poiesis del arte.
Un saludo Raúl.

raúl quinto dijo...

rubén, el título siempre es parte fundamental de la obra, esta tarde visitando una exposixión, muy recomendable, de Pablo Serrano le he comentado a mi acompañante que el arte contemporáneo es más una cuestión de palabras antes que de hechos, y creo que por ahí van los tiros, aunque en esto de Goya no tanto. Insisto en que lo que hace Goya es algo típico del grabado donde desde mucho tiempo atrás se combinaban imágenes y palabras... no obstante tu aportación es muy suculenta, como siempre.

abrazos

por cierto, tu nueva imagen da grima (la otra me han llegado a decir que era la de alguien "muy atractivo" (sic)

raúl quinto dijo...

portinari, goya era bueno con el pincel pero también con el buril de grabador. Nunca debe ser suficiente el alimento para un apetito insaciable como creo q es el tuyo.

rubén m. dijo...

Vaya por dios, tendré que cambiarme a la foto antigua, no todos los días uno recibe un piropo...

No conozco la obra de Pablo Serrano pero eso de que el arte contemporáneo sea más cuestión de palabras que de hechos, así dicho en seco, no parece algo muy elogioso. Quizá en ese aspecto sea demasiado conservador por considerar que el arte debe tener un impacto como objeto estético además de conceptual... complejo, complejo.

ana dijo...

yo admiro ese "aún aprendo" de goya, lo admiro como riqueza de la vida. porque creo en el aprendizaje continuo, en el rechazo a la fosilización, y un seguir investigando en el arte, pero también en la mirada, en el placer. tampoco se trata de quedarnos en la dispersión, sino de probar todas las variantes de nosotros mismos que tenemos a nuestro alcance. porque tenemos muchas posibilidades.

ver las pinturas negras en el museo del prado para mí fue una fuerte impresión. desde entonces me obsesiona ese cuadro titulado "cabeza de perro". algún día tengo que adentrarme en ese obsesión, aún no tengo claro que me significa, pero intuyo que forma parte de una de mis posibilidades.

un abrazo.

raúl quinto dijo...

rubén, ese es el gran salto que da el arte contemporáneo, esa es la tan manida muerte del arte (tradicional) que incoa Duchamp con sus ready-made. El arte ahora es un apéndice de la teoría o de la crítica, y eso no es malo, simplemnte es el estado de las cosas desde hace ya más de 50 años.

Y sí, esa foto de ahora da muy mal rollo y con la otra ibas seduciendo a la peña. tú verás....

raúl quinto dijo...

ana, ese el espíritu del post, el hambre absoluto del que todo necesita prbar y conocer, ese hambre que entre otras cosas nos hace saltar de blog en blog buscando alimento nuevo.


Por cierto, "perro hundido en la arena" es mi cuadro favorito de toda la historia del arte, pa q veas.

Enrique dijo...

¿Que tal fue el encuentro bloguero?
¿Alguna advertencia? ¿Debo llevar dientes de ajo contra los viciosos ciberneticos? ¿Hubo terrorismo?

Ya me diras.

El mio es el domingo 24.

raúl quinto dijo...

enrique, hubo un par de trolls, pero luego resultaron ser de la organización... así q nada, curri hará q estés a gusto, no te preocupes

Stalker dijo...

¿La organización metiendo trolls para aliñar el asunto?

Tenían que haber contratado mis servicios ;)

rubén m. dijo...

Espero que no hayas caído en el lado oscuro y esa Curri no sea Curri Valenzuela. Eso sí que es un troll. Ahora también es novelista: su obra trata de una joven facha y sus dificultades para sobrevivir en la Madrid de las chekas. No es coña.

raúl quinto dijo...

no es "esa" curri, sino el Sr.Curri aka Antonio García Fernández, uno de los grandes de Almería... autor del libro La Eterna Promesa (El Gaviero) y otras cosas como la magia de los banderines del Zaguán.

Lo de Curri Valenzuela es una señal más de que llega el fin del mundo, primero la gripe A y luego esto...

Arturo Borra dijo...

Ví a Goya antes de verlo (en el Prado). En una película previa al “Goya” de Milos Forman; esta otra es de Saura (para mí, mucho mejor que la posterior) y me quedé temblando, sin exageración. Allí, el horror de la guerra, pero también la entrada a lo desconocido –de uno mismo, de la muerte-, donde no todo es horror. Pero mi entrada fue por ahí. Y ese Goya de Saura reverberó al punto de tener que regresar. Hay un esplendor perturbador; unos murmullos que también enloquecen (Nietzsche por momentos identifica la verdad con la locura). “Y dice, mirad, esto es la modernidad”, decís. Puede que así sea: un señalamiento acusatorio, una forma de registro, de la que seguimos aprendiendo aún, claro que sí, a pesar de las modas que dicen “esto ya-es-pasado”.
Para sumar alguna opinión a este pequeño debate. Rubén cita a Barthes: la función de anclaje del título quizás sea una clave de entrada en algunos casos, pero tampoco olvidemos que, p.e. Picasso sólo en su período “analítico” puso nombres a sus pinturas. Es decir, apenas se interesó por los títulos. No estoy seguro que pueda generalizarse la afirmación de Pablo Serrano. Bien pueden ser anclajes comerciales, llamadores, una forma de clasificar lo inclasificable. No estoy seguro que sea una exigencia interna a la pintura contemporánea (o incluso a la poesía)… Puede que no sea más que un intento de cubrir los vacíos de sentido que el “(im)puro significante” produce.
Para seguir.
Un abrazo para todos,
Arturo

raúl quinto dijo...

Arturo, no he visto la película de Saura, pero lo de Forman me parece infumable. Coincido contigo en que el título no es algo indispensable para una obra "moderna", pero lo que comenté a propósito de Pablo Serrano (y de casi todo el arte contemporáneo) es que el arte actual es algo maás cercano a la teoría (palabras) que al objeto en sí (hechos), esto va resumido en ese título canónico de Simón Marchán: Del Arte del objeto al Arte del Concepto. Palabras frente a formas.

un saludo.

rubén m. dijo...

"Goya en Burdeos" la vi cuando se estrenó y recuerdo que me gustó bastante, pese a que el casting no me terminó de convencer y algunos momentos "coreográficos" (tan propios del último Saura) eran un poco artificiosos.

No sabía que Milos Forman había hecho una peli sobre el genio; por lo que decías, mejor ni saberlo, ¿no?

raúl quinto dijo...

la película tiene una de las peores actuaciones de Javier Bardem que recuerdo, y sale ¡uno de los hijos de la Duquesa de Alba como Welintong!...

Gonzalo Duque dijo...

Yo no soy ningún experto en el tema, no me manejo tan bien con el arte, ni dibujo espectacularmente bien, pero debo decir que cuando vi este dibujo quedé sorprendido y fascinado.
El dibujo presenta gran sencillez, pero en su interior lleva un importante mensaje, por lo menos para mí, siento en él una conexión, que me llama a observarlo, deleitarme con él y descifrar algo que esconde y calla.

raúl quinto dijo...

Gonzalo,

bienvenido al interior del vértigo, espero verte más. Este grabado "enseña", es toda una fascinante lección de vida.

un saludo.