miércoles, 21 de enero de 2009

VALS DE BALLENAS (Mercromina) y la flor en Málaga

Amigos, lectores, náufragos que habéis sido arrastrados hasta aquí por vete a saber qué corriente cibernética. Este jueves 22 de enero estaré en Málaga presentando La flor de la tortura. Será a las 19h en la librería Prometeo. Hará de hada madrina en la ceremonia la poeta María Eloy García. Espero veros a alguno por ahí.



Y para amenizar la espera os dejo un vídeo de los Mercromina en directo durante su última gira. A mí me privan esta gente. Soy un enfermo surfinbichiano, para entendernos. Cuando tocaron por última vez en Granada, yo estaba en la ciudad, creo que era mi cumpleaños, creo que se murió Juan Pablo II. Sé que lo celebré en un cuarto de la mejor manera que se puede celebrar algo. Y mientras, sonaba en Planta Baja este vals de ballenas...

30 comentarios:

Stalker dijo...

Ya nos contarás de la presentación.

Respecto a la música, como siempre, me soprende que un alma exquisita como la tuya, en música se conforme con el vino más peleón del supermercado. ¡Y te lo digo con cariño pero completamente en serio! ¡Mercromina, tío! ¡Pero si son malísimos!

raúl quinto dijo...

stalker, si aún tienes colegas de cuando estudiabas allí mándamelos.

Y ese debate musical ya lo tuvimos aquí hace unos meses, ¿quieres volver a las andadas? por cierto, mi alma no es muy esquisita que digamos, yo creo que casi ni es.

un abrazo.

Stalker dijo...

¡Hay alma, hay alma, no te esfuerces en ocultarla! ¡No cuela!

Por lo demás, tu blog es fuente de inmensas felicidades en todos los campos, arte, literatura, salvo en la música. ¡¡Tengo unas ganas locas de que cuelgues algo que me guste, pero no hay manera...!! Si al menos hubiera algo de clásica, jazz, bossa, son, tango, fado... es que no me dejas dónde hincar el diente... ;)

Abrazos

PD: no me quedan amigos de la facultad. A diferencia del estudiante medio, yo no soy buena gente y tengo muy pocos amigos y un gato (estos últimos, me son muy fieles; el gato, a veces).

Abrazos bis

matías miguel clemente dijo...

Yo estoy contigo Raúl ;) y no por hacer patria, Tanto Mercromina como Travolta hacen un pop sosegado lírico y hasta entrañable, un pop muy íntimo lejos de lo frívolo y del piruleteo, Grandes¡¡¡. Besos.

Stalker dijo...

Travolta, otro que tal baila ;)

No me extraña que cuando la belleza flamígera llama a la puerta, la belleza visceral y descarnada, no se la reconozca y se la deje pasar. O que seamos sordos a ella.

Es lo que el lenguaje adocenado y melífluo de este pop inocuo provoca: sordera a la belleza supurante, no reconocimiento de la herida.

Lucita dijo...

tu sabes que meencantaria estar en Malaga, ya que me perdi la de Sevilla, pero el jueves recito, que estoy nerviosita....ains
de los bailes soleados no se nada, seguir esperando!

besos enormes, como nme gusta Mercromina!!!

raúl quinto dijo...

matías, mercromina es un motivo estupendo para hacer patria. ¡Viva Albacete!

raúl quinto dijo...

stalker, está claro lo que dices, yo que soy aficionado a la música pop (chunga y adolescente, según tú), estoy incapacitado para poder observar, comprender y aprehender esa belleza falmígera de la que hablas. Y como yo un montón de gente, qué se le va a hacer, mutilados estéticos que parece que somos....

raúl quinto dijo...

luci, mucha mucha suerte en tu noche del cangrejo, cuidado con neuman que a los argentinos los carga el diablo...

un beso.

Stalker dijo...

Raúl, en el resto de las artes, no, pero en música creo que sí. Escuchar esa música incapacita para atender y comprender otros discursos, músicas de otras latitudes o que se declinan en otros géneros. No es mutilación estética, evidentemente, pero sí una cierta sordera que se instala hacia todo lo que no sean las estructuras pop. Una incapacidad para comprender y acercarse a lo demás. En este espacio no puedo hablar la música que me gusta porque no te has acercado a esos referentes, no te interesa nada que se salga de los cauces del pop, y eso me extraña en un tío inquieto y que investiga, siempre, en todas las artes.

En todas partes buscas lo nuevo, lo distinto, y en música te quedas en el subdesarrollo y no has evolucionado nada desde la adolescencia. Es como si siguieras leyendo la saga de la Dragonlance o Stephen King en lugar de haber llegado a Roberto Juarroz, por ejemplo. Admite al menos esa contradicción. Yo admito, faltaría más, que mi discurso es elitista y fundamentalista.

Este discurso está muy mal visto y es lógico que aquí todos se alineen con tus posiciones. En música se investiga poco o nada, y ya decía J.J. Cale que sólo nos gusta la música que nos gustaba en nuestra juventud. Qué gran y triste verdad. ¿Para qué molestarse en indagar en lo que no conocemos cuando los estribillos y sonidos consabidos bastan para recrearnos?

Te animo a que dejes que otros tipos de música entren en ti y a tener aquí discusiones de cierto nivel, con Adolfo, que es un gran melómano.

De Mercromina hay poco que decir porque de donde no hay no se puede sacar nada.

Stalker dijo...

PD: para que nadie se llame a engaño, le digo todo esto a Raúl con extremo cariño y, pese a la aparente rudeza de las formas, sin animadversión alguna.

Es sólo que creo que este blog merece un contrapunto y no, si me perdonas, el seguimiento a veces acrítico de la mayor parte de los que escriben en él. Necesitas a alguien que no te diga que sí a todo.

Abrazos

Blogger pide "lutto", muy apropiado aunque carezco de aspiraciones épicas o castrenses...

raúl quinto dijo...

stalker, compadre.

Me gusta la música pop, cierto, pero también soy capaz de escuchar y apreciar otros tipos de música, que por lo que sea (por pereza y por no tener el mismo nivel de conocimiento) no aparecen en este blog. Pienso en Xenakis, cuyo acercamiento conceptual a la música me atrae muchísimo, su composición Metástasis, por ejemplo, podría ser un buen complemento sónico a alguno de mis poemas.

Pero me gusta más el pop, más ligero sin duda. Me declaro culpable de banalizarme por momentos ;)

Y tú sabes perfectamente que eres mi talibán favorito. Te exijo que no te moderes nunca... cuando te pases ya te paro los pies, no te preocupes.

abrazos.

matías miguel clemente dijo...

Quizá stalker tenga que ver con lo que dices del reconocimiento de la herida, a cada cual le duelen unas cosas y le calman otras, si a mí me calma algo no voy a buscar una herida más grande para que me calme lo otro que sería según el razonamiento otra gasa-yodo-tirita que abarque más, también me calma a veces el fado, el jazz, en fin que cada día hay un tipo de herida qué sé yo...un abrazo acrítico y acrílico ;).

Anónimo dijo...

Amigo Raúl, lo siento, tengo que alinearme en el bando de Stalker una vez más... es que el pop me suele aburrir. Aun así, tengo una pregunta para él.

Stalker, llevo dos días escuchando música tradicional de Mali y el 'Pierrot Lunaire' de Schoenberg. ¿Es pecado si ahora me pongo 'Dame veneno' de Los Chunguitos? :)

Un abrazo a ambos,

anónimo (hoy un poco menos) lacónico

Stalker dijo...

Anónimo, ¿eres Adolfo?

Pecado no creo que sea, pero el cóctel es sin duda edificante :)

Y el Pierrot Lunaire, una maravilla...

Enrique dijo...

Raul, queria pedirte un pequeño favor. Te agradeceria enormente que me dieses tu opinion sobre unos poemas.

Un saludo.

Anónimo dijo...

Me alegra saber que por estos 'vicios' míos no iré al infierno, que debe ser un sitio en el que te obligan a escuchar la música que odias de fondo, mientras alguien te lee fragmentos de las novelas de Paulo Coelho. ¡Salud!

Morgana

raúl quinto dijo...

Morgana, bonito nombre para dejar de ser anónimo. Gracias a tu descripción del infierno me costará más trabajo conciliar el sueño esta noche...

Pablo dijo...

Si Mercromina no fue un buen grupo, si no tuvieron un directo chulo nada tiene sentido ya (por dramatizar). Cada disco que sacaron mostró un afan por superarse y avanzar por nuevos caminos y sabían hacer un ruido acojonante.
"Sería divertido todos juntos otra vez" y los Surfin...
Saludos

raúl quinto dijo...

bienvenido, pablo, a este humilde agujero. Espero que lo has tuyo también.

Estuve a punto de colgar la canción que citas, pero al final me decidí por este directo del vals un poco pasado de rosca.

El sentido pervive, después de todo.

Anónimo dijo...

DON Raul y stalker, benditos seàis por hacer de este blogs algo grande

Stalker el anonimo, no soy yo, adolfo de todas maneras hermano, y sin acritud, te dire que aunque comparto muchas de tus ideas sonre arte en general(Y MÜSICA EN PARTICULar), no conviene ser maximalista ni exagerado.LAS MUSICAS COMO TODO DEPENDE TAMBIEN DEL MOMENTO PARTICULAR E HISTORICO Y DE VERDAD NUNCA ES INCOMPATIBLE BACH,BARBARA O CHUGUITOS ESO CREO.

YO HACE TIEMPO TAMBIEN ERA DURO EN ESO PERO AUNQUE SEA SIMPLE ES CUESTION DE GUSTOS!!!



raul eres genial por honesto y por normal es decir un poeta sin vanidad o para ser justos un poeta donge poesia y persona son misma cosa sin vanidaf
Lo digo por la honestidad com
que hablaste de la critica a tu libro(conste aquï y ahora que no he lEÍDO ninguno).

Alos poetas (A Algunos aclaro) les pierde la vanidad y lo digo aunqu algunos sean amigos mios
tu pareces tal cual escribes y por eso lo digo.
pdDIME DONDE PUEDO VER LIBROS TUYOS ABRAZOS ADOLFO

Stalker dijo...

Por supuesto que no es incompatible, Adolfo. Aunque al parecer a quienes les gusta Mercromina, éste grupo no les parece tan compatible con Bach, mira por dónde...

Eres un crack, Adolfo, un tío auténtico que sale de la nada con una gran rectitud y entusiasmo. Cosas ambas que no abundan.

matías miguel clemente dijo...

Jo stalker cómo puedes decir eso de la incompatibilidad con bach o en fin con otros compositores, si precisamente en este video que cuelga el amigo Raúl participan,como poco, así a ojo de buen cubero, tres chelos y tres violines, algo compatible será. En fin que estoy con Adolfo en lo de Raúl y contigo en lo de Adolfo ;)besos a tots.

raúl quinto dijo...

chicos, me encanta que hagáis de este patio vuestra ágora sin tener que pedirme permiso para nada.

El debate ya ha sido tratado aquí con anterioridad, y se dijeron muchas cosas, creo que era en una entrada con un poema de Eliot, podéis remitiros allí para comprobar lo que se dijo.

Me resulta curioso, no obstante, una aseveración de Stalker que deja claro desde que óptica insalvable articula su discurso. Dice: "Por supuesto que no es incompatible, Adolfo. Aunque al parecer a quienes les gusta Mercromina, éste grupo no les parece tan compatible con Bach, mira por dónde..." de lo que se deduce que los oyentes de Bach si transigen y pueden escuchar Mercromina, pero los oyentes de Mercrmina son incapaces de oir Bach.

¿Una persona que escucha Bach y también pop, es un oyente de música culta que tiene deslices con el pop? Es que me parece tan reduccionista: si uno escucha las dos cosas, se establece el rango superior de la música culta diciendo que es un oyente de Bach que por eso escucha y puede hacerlo con criterio música pop, pero es ante todo y sobre todo alguien de Bach.

Es algo tramposo ya de inicio construir esa jerarquía: lo culto prevalece... vamos, si el tipo escucha las dos cosas, escucha las dos y su oido no está ni más afinado ni más idiotizado por hacerlo. Ese oyente tan curtido y preparado, escucha Bach y escucha pop. Lo mismo da una cosa que otra, de cada una extrae lo que necesita...

En fin, que el problema de su argumento lo veo en eso, por lo demás Stalker está ejerciendo de Stalker, que para eso le pagamos los chechenos.

Y en lo que me dice Adolfo, depende a quien le preguntes te puede decir de mí que soy un perfecto cabrón, me halagan tus palabras, no obstante. Mis libros en Córdoba puedes comprarlos o pedirlos si no están en Beta, Anaquel... aunque prefiriría que lo hicieras en La Compañía del Libro (esa librería, su espíritu y sus libreros me caen de puta madre).

Abrazos a todos!

Stalker dijo...

Querido Raúl:

le das la vuelta a las cosas para tu propia conveniencia. ¡Eso está bien, es lo que hacemos todos!

Dices: "de lo que se deduce que los oyentes de Bach si transigen y pueden escuchar Mercromina, pero los oyentes de Mercrmina son incapaces de oir Bach".

Esa deducción es una inferencia tuya y que no puedo asumir como propia, porque es evidente que un oyente de Bach difícilmente prestará atención a Mercromina. Sencillamente, le interesan otras cosas, está en otro lugar y normalmente no prestará atención a un discurso para él insustancial. Igual que el acostumbrado a Mercromina o Travolta rara vez prestará atención a las suites para chelo o las Variaciones Goldberg.

Si eso supone que exista una jerarquía, no lo sé. Lo que sí sé es que hay niveles de complejidad estructural y emocional, y que Mercromina, ya que estamos, se sitúa inequívocamente en los de mayor sencillez u obviedad, llámalo como quieras. Y me temo que Bach estaría en el otro extremo...

Y sí creo en ciertas asimetrías en la atención y recepción estética: me parece más fácil ir de discuros difíciles o herméticos a discursos populares que a la inversa.

En fin, la verdad es que cada uno nos atrincheramos en nuestra posición y es difícil mover pieza. Yo admito que mi discurso es elitista y de la línea dura. No tengo ningún problema en ello. Pero el que defendéis aquí me parece inmaduro, característico de personas que, en lo que respecta a la música, no se han molestado en indagar y siguen la senda trillada, y fácil, de las melodías que difrutaron en su primera o segunda adolescencia. Es una opción legítima pero empobrecedora, y os perdéis muchas cosas.

Lo cual no quita, mi querido Raúl, que este sea un espacio donde compartir y descubrir muchas cosas nuevas. Yo aprendo continuamente. Pero en música no. En música tengo que irme a otra parte para seguir mi búsqueda. En este campo, tu blog es una waste land para mí.

Estimado Matías: ¿Mercromina se parece a Bach porque utilizan violenchelos o violines? Tu argumento es, de tan candoroso, irrefutable.

Abrazos a todos. Es verdad que me pagan para oficiar de Stalker ;)

raúl quinto dijo...

stalker, te empeñas en asegurar que quien escucha pop está incapacitado para oir Bach... ¿qué fue antes, el huevo o la gallina? en fin, en esto no arrancamos.

abraso.

Anónimo dijo...

Stalker, te radicalizas por momentos... Es deseable el ejercicio intelectual de bucear en otros lenguajes y estilos que no sean aquellos en los que nos hemos acomodado. Probablemente alguno de ellos podrá hasta proporcionarnos placer estético y abrirnos más puertas. Pero escuchar la música 'fácil' (véase la de Mercromina, que no me gusta, o la de otros equivalentes que sí son de mi agrado, fuera del pop) no es incompatible con esa búsqueda. No sé si me explico: cada uno establece sus preferencias (sabiamente decía Adolfo que es una cuestión de gustos) sobre aquello que conoce... y ésa es la cuestión: sólo hasta donde conoce. Besos.

Morgana

matías miguel clemente dijo...

bien, stalker con un chelo también se puede rayar el queso o darle vueltas y jugar a peonza, no digo que hagan lo mismo creo que subestimaste demasiado el argumento, en fin... un abrazo candoroso.

Stalker dijo...

¡Raúl, no nos abrases! Ya sabemos que, como fiel seguidor de Gamoneda, en ti todo "arde". ¡Pero no te lo tomes tan a pecho, hombre!

Stalker dijo...

Morgana:

siempre he defendido el espacio de la música popular, pero dentro de cierto nivel. También en lo "popular" podemos ser exigentes, y creo que media un abismo entre Mercromina y Nick Drake, entre Bunbury y Leonard Cohen, entre Oasis y King Crimson, entre Amy Whitehouse y Ute Lemper...

abogo por buscar las perlas en cada estilo y no conformarse con mediocridades premeditadamente edulcoradas y digestivas, a las que la música pop española es tan afecta...

En fin, sí, que me radicalizo ante la apatía generalizada y lo poco sugerente de ciertas propuestas, lo asumo.

Raúl me contrató para este trabajo y hay que reconocer que me gano el sueldo ;)