jueves, 1 de enero de 2009

CIELO PARA UN MAR (Mahmud Darwish)


Ya estamos en 2009, es un dato contrastable. Mi primera entrada del año tiene relación con el que acabamos de dejar, porque las heridas no las cierran doce uvas. El horror sigue sucediendo. Ya veis. Sigo hablando de Palestina. En 2008 murió el poeta Mahmud Darwish. Había nacido en 1942 en la región de Galilea y su vida fue un continuo exilio, un destierro por etapas, en sus últimos tiempos consiguió cierta estabilidad dentro de la fantasmagoría del Estado Palestino, en Cisjordania. En agosto murió, como dejando más desamparado a su pueblo, más solo, como ahora, entre las bombas. Dicen que Darwish es uno de los principales poetas árabes del siglo XX, yo no tengo ni idea a ese respecto, puede que lo sea, lo que sí confirmo es que era capaz de escribir poemas maravillosos, que en su mano la belleza se sentía consolada. Un poema os pongo, a la memoria del poeta, a la celebración de la vida más allá de las alambradas y las negras culatas de las metralletas, un poco de Palestina cubierta de pétalos y sombras de pájaros blancos. Y, claro, feliz año 2009 para todos los que seguís este blog, que la vida os trate bien y que la amnesia no borre las huellas de los que nos precedieron.

-

.

-



CIELO PARA UN MAR

Cielo para un mar. Cielo para que la hija de la mariposa dibuje una madre, cielo para una silla.
Me reconcilio conmigo, aunque el jazmín se retrase. Me reconcilio con el domingo.
Haré descender de tu mano el río para que se desnude y sepa cómo el rayo de sol se torna cuerpo.
Alejaré de ti mi brazo para hacer sentar sobre tus manos, cual niño, esta belleza definitiva.
Cielo para un mar. Mar para la tapia del jardín. Este día es un lecho para mi boda.
Las palomas se posan sobre las insignias del militar. Una enamorada escapa de su amante para tomar un fragmento de sol.
Hoy te amo como nunca te había amado. Espumo la ola del jazmín.
¿Hay algo en la tierra sino la paz?¿Hay algo en la gente sino la alegría? Me reconcilio conmigo
y todos los pueblos entran en los elogios de mi vino… en los olivos de mi arco.
¿Pueden morir los pájaros de plata en un día como este? ¿Puede alguien morir?




[de Menos rosas, 1986]

8 comentarios:

Lulú dijo...

La forma del mundo se hace difícil de seguir. Si la amnesia -y la anestesia- lo permiten, las cicatrices volverán a ser herida abierta.

Parece que la primera luz del año golpea la ventana y rebota en la sombra. La gente muere y los pájaros se tornan metálicos y olvidados.

Tu reflexión y este "cielo para un mar" son una consciente manera de empezar a vivir 2009.

Un beso

Lucita dijo...

"Cuando el sueño la abrazó, yo robé mi mano,

Cubrí sus sueños....."

la labor de darwish siempre me parecio maravillosa, fue una pena su perdida, es una pena que las palabras no siempre sean suficientes...

espero que tus vacaciones hayan sido fructiferas, yo espero las mias ansiosa jeje

besos enormes pequeño!!!

raúl quinto dijo...

lulú, los ojos siempre abiertos, dejando que nos salpique la sangre el iris. Que se sepa que vemos.


luci,darwish era poeta, con todo lo que eso significa. Quedan sus poemas y su dolor intacto.

Mis viajes han terminado, pero ún tengo una semanilla más de asueto... disfruta tú las tuyas, que las mereces.

besos miles.

María S. dijo...

Qué preciosidad de poema.

Anónimo dijo...

http://www.poesiadigital.es/index.php?cmd=critica&id=173

raúl quinto dijo...

maría, sí que tienes razón, precioso y desolado por venir de donde viene.

amigo anónimo, ya se hablará aquí de la pequeña paliza que me han propinado en ese sitio ;)

Javier Montoro dijo...

Poema magnífico de Darwix, un autor que, en mi opinión, pierde mucho al ser traducido, pero que aun así es fantástico.

raúl quinto dijo...

javier, seguramente tienes razón en eso de que en la traducción se pierda, les pasa a todos, (algunos incluso mejoran), imagina trasladar de algo tan ajeno como el árabe... si eres capaz de leerlo en el original podrás decirnos más sobre el verdadero Mahmud Darwish. Veo que ahora lleva zapatillas de deporte ;)