jueves, 2 de julio de 2009

JIMMY (Antonio García Fernández) acompañado de una breve crónica de la velada (1)

Como lo prometido es deuda aquí expondré con brevedad y cautela lo que acaeció la noche del martes en el Zaguán. Ya saben, el especial sobre cine de los banderines que este año estaba dedicado a Amanece que no es poco. Si el año pasado casi todos los asistentes conlcuimos que había sido una noche mágica, la de este año también lo fue, aunque en otro sentido. Los duendes del absurdo se colaron en el escenario y en la tecnología para dejar claro que sobre una película inverosímil sólo cabía un homenaje caótico. Los vídeos se encargaron de poner las cosas en su sitio, las risas retumbaron en el local y por eso ya mereció la pena tanto caos. La cosa fue tal que así, Merche Murcia iba contando el no-argumento de la película y haciendo hincapié en la diversidad fantasiosa de los personajes. Habló del que tal vez era el hilo conductor de la trama, ese Luis Ciges maravilloso que acompaña a su hijo (Antonio Resines) en su año sabático. Jimmy. Quien entre otras cosas había matado a la madre de su hijo... tiemblo de pensar lo que lo políticamente correcto habría hecho con esta y otras ideas dignas del mejor Mihura. Aquí tenéis un vídeo ilustrativo.


Y ahora el texto que escribió y recitó Antonio García Fernández, aka sr.Curri, autor del libro La eterna promesa (El Gaviero, 2005), director de cine y agitador furioso de la cultura almeriense (no obstante las noches de los banderines son cosa suya).


JIMMY


Hijo, yo maté a tu madre porque era muy mala. Le abría las huchas del domund a los niños, con eso te lo digo todo. Dime tú si no es para matarla. Al principio yo no me dí cuenta, pero luego, cuando me fijé, Madre mía, qué mala que era... si hasta ponía alcanfor en navidad en la bandeja de peladillas. Cuando tú eras pequeño yo aguantaba, por eso de que no te criaras sin una madre, pero luego, ya sabiendo que estabas en Oklahoma, un día se me hincharon las pelotas, me vino un pronto y la maté. Y, oye, qué tranquilidad desde entonces.


Antonio García Fernández.

9 comentarios:

Stalker dijo...

Me alegra que la cultura almeriense tenga agitadores furiosos... de hecho, me alegra que exista la "cultura almeriense", fenómeno que me he perdido y que no existía cuando vivía allí...

Parece que siempre te lo pasas bien, Raúl. ¿Para cuándo una crónica desencantada?

raúl quinto dijo...

stalker,

últimamente mi tabla de salvación son estos actos a los que acudo con toda la voluntad de desintoxicarme de mí mismo. El desencanto existe y es grande, pero no voy a exponer mis tripas en un escaparate.

Y sí que hay que hay movimiento cultural en Almería, a pesar de los pesares,el caso de los banderines y de Curri es un caso perfecto de que se pueden hacer cosas al margen de las instituciones y hacerlas con continuidad y un mínimo de calidad y buen gusto. Y sí que es verdad que diez años para acá la cosa ha cambiado mucho...

rubén m. dijo...

Almería progresa adecuadamente gracias a las actividades subversivas de Raúl y otros gremlins. Seguro que fue muy divertido ese caos recitativo en combinación de las escenas, los microrrelatos y los poemas... digno de escenas como ésta, jajaja.

raúl quinto dijo...

rubén,

la verdad es que yo hago poco, si acaso subirme a algún tren q otros han puesto en marcha, pero eso sí,con entusiasmo.

Y sí que tuvo su punto la noche...y no digo nadade la que tiene preparada Curri para el próximo martes día de San Fermín (el del banderín, claro).

MARIEL MANRIQUE dijo...

Raúl, qué escena. Será brutalmente inmoral y políticamente incorrecto pero yo estoy de acuerdo. Una moto con side-car es a veces mucho mejor que una madre, para disfrutar el mundo como corresponde en el sabático (entre otros menesteres). Me alegra que agiten y agites desde espacios así. Besos de lógica elemental.

raúl quinto dijo...

Mariel,

la película entera está trufada de escenas como esta o peores. Si te gusta el absurdo y desde él quieres conocer un poco las entrañas de los españoles te recomiendo cien por cien que veas Amanece que no es poco.

Las risas y el estupor están garantizadas.

Pucelle aux Petites Manches dijo...

Promete, la peli.
Y el texto esta muy divertido, sí señor.

MARIEL MANRIQUE dijo...

Raúl, voy a verla. A ver si consigo el dvd en el videoclub este fin de semana. Se estrenó en Buenos Aires en su momento, fue un éxito y no la vi. El título quedó incorporado al lenguaje coloquial. "Me siento pésimo. Creo que el mundo conspira contra mí.....". "No te preocupes mientras amanezca, que no es poco". Gracias y besos (está por amanecer ...)

raúl quinto dijo...

martha,

la peli no tiene desperdicio (o sí, en fin, que o la abrazas o te dan ganas de quemarla).




mariel,

aquí en España el verdadero "éxito" lo consiguió después con copias piratas en VHS y el siempre efectivo boca-oreja. ahora aquí es medio día, que no es poco.