domingo, 15 de marzo de 2009

CANCIÓN PARA UNA DESPEDIDA (José Antonio Padilla)

Cae la tarde
y decae el volumen de la música
y del sol.
Melodías de ausencia
impregnan el aire,
mientras las horas tienen una voluntad
de ser impuras.

¿Por qué este oscuro fin
más allá de este ahora?
De labio a labio, cae la tarde.





[de Andalucía poesía joven, 2004]




El pasado 6 de marzo fue enterrado en su pueblo, Álora, el poeta malagueño José Antonio Padilla. Tenía 33 años. Un lento e hijodeputa cáncer lo destrozó. Noticias así crean algún tipo de cesura en el aire. Leo su dedicatoria en esa antología compartida, hablaba de poemas y relámpagos. Ahora el poeta es un poema, sí, un relámpago que ilumina la noche glacial en que nos hemos sumido. Descanse en paz

12 comentarios:

Julio Béjar dijo...

33 años...
sobre todo cáncer hijodeputa...
descanse en paz...

Javier Montoro dijo...

Descanse en paz, opino también. Sobrecogedor el poema. Y apropiado. Domingo por la tarde.

Un saludo.

marco antonio raya. dijo...

... helado. sin palabras. no lo conozco más que de su poesía y de haber compartido aquella tarde y libro donde también tuve la suerte de morar contigo, pero me deja helado.
gracias por el homenaje, raúl.

descanse en paz.

ana dijo...

a los árboles le van saliendo ya los brotes de las nuevas hojas. y éstas cosas que sólo dejan silencio sobre silencio. un abrazo y todo mi temblor tras leer el poema y tus frases.

Juan Manuel Gil dijo...

amigo, aún ando conmocionado. menuda putada. descanse en paz joséantonio.

raúl quinto dijo...

entenderéis que no conteste vuestros mensajes. Sólo una cosa. Leer a un poeta siempre es el mejor homenaje que le podemos hacer, me consta que hay decenas de blogs con textos suyos ahora mismo.

un abrazo a todos.

Stalker dijo...

Sencillamente brutal e incomprensible una pérdida tan temprana (y de hecho cualquier pérdida)

Abrazos, amigo

manolo g. dijo...

me he quedado de piedra. hoy me quedo con el recuerdo de su afecto y su sonrisa, y para siempre con su poesía.

rubén martín dijo...

Sólo conversé con él una vez, vía Messenger, cuando estaba a punto de salir el libro de Plurabelle. Al igual que a mí, era la primera vez que le antologaban, y estaba muy ilusionado. Me sobrecoge pensar lo que tiene que haber pasado y lo que sentirán sus personas más cercanas. Como dice Raúl, el poeta se ha convertido en poema, pero tan pronto...

Descanse en paz. Un abrazo a todos.

Ivan Vergara dijo...

Estamos organizando un tributo, siguiendo la línea que menciona Raúl Q.: "leer a un poeta es el mejor homenaje que le podemos hacer".

Algo que no cueste más trabajo que la voluntad de llevar la poesía de J. A. Padilla a todo lector posible.

La propuesta está en http://plataformaplaca.blogspot.com Son necesarios sus comentarios, su apoyo.

raúl quinto dijo...

estaremos atentos a la iniciativa, iván, es un bonito gesto

DLG dijo...

Precioso homenaje, Raúl. Leo ahora la cercanía temblorosa de José y mía en algunos libros conjuntos, y me sobrecojo. Toda esta oscuridad consigue iluminarla él con sus intuiciones:

"Un lobo no tiene infancia"

"Un incendio es un monólogo"

...

Un abrazo,

D.