miércoles, 18 de febrero de 2009

LA MADONNA DEL HUEVO (Piero della Francesca)


El ser humano es simplemente un ardid de la geometría para tener sustancia. La divinidad es un cúmulo de abstracciones, como el trazo anatómico, la reducción del cuerpo a módulos conectados, como una máquina, un juego de formas simples, Cezanne antes de Cezanne. Los dioses no tienen otra representación naturalista que no sea la geométrica, incluso aquí, en el engaño de la carne. El Duque de Montefeltro también está modelado en polígonos de materia, como su armadura, exactamente igual que la oración que brota de su boca pintada. Los santos, los dioses, lo sagrado, siempre es monumental, bosque de pilonos, de obeliscos, simulando ser hombres. Ella, la Madonna sostiene inverosímil al hijo de dios, y en esa imposibilidad está la cruz de cristo. Otro simulacro, otro juego de abstracciones, la matemática platónica, el reflejo del reflejo del espejo de nadie. Esta pintura es un logaritmo. El huevo, como un milagro, o un insulto, pende de la vieira, del símbolo de Venus, del sexo infinito, del eterno femenino y su pulsion de universo desencadenado. Eso. Abstracción sobre abstracción. Matemática pura. El Renacimiento.

8 comentarios:

Stalker dijo...

"Los dioses no tienen otra representación naturalista que no sea la geométrica, incluso aquí, en el engaño de la carne".

En el budismo primitivo incluso la representación geométrica del Buda era tabú o signo de mal gusto; se lo reflejaba como una huella, como un leve designio perecedero en los surcos del mundo.

Es una entrada sensacional, Raúl, sólo lamento que mis conocimientos de arte sean tan escasos que no puedo responderte con la hondura y precisión que se merece una reflexión así.

Abrazos

raúl quinto dijo...

Stalker, lo de la geometría a la hora de representar a la divinidad (o más bien, la tendencia, piensa en los iconos bizantinos)iba no tanto encaminada a la reflexión antropológica como a la clara analogía entre la abstracción matemática (pura mente) y ese mismo proceso exclusivamente mental que plantea la representación de algo tan abstracto como la divinidad. La alegoría más perfecta de dios es una esfera perfecta (muy renacentista esto también...). Lo que cuentas del Buda es muy interesante y explica los caminos divegentes entre las religiones occidentales que necesitan de la re-presentación y el Budismo que tiende al vacío, al borrado absoluto...

no hace falta saber mucho de arte para establecer un diálogo, para empezar ese apunte que has dado ya es bastante valioso.

abrazos

Tomás dijo...

Pues yo siento decir que no me he enterado de nada... ¿Qué tal estuvo la presentación del libro? (me fue imposible acudir, sorry)

Tomás dijo...

...aunque me gustaría añadir:

"El ser humano es": la evolución de la capa proteínica desarrollada por los primeros seres unicelulares para no ser tan facilmente devorados (o eso tenía yo entendido).

"La divinidad es": nada. La divinidad no existe. Es un invento. Un/otro espejo.

Y a la insinuación de que la divinidad está en las mates me hace pensar que alguien ha estado viendo "pi" a escondidas. Además, pensaba que éramos gente de letras.

Del huevo y la vieira sólo puedo decir una cosa: mola (el resto no tanto. ¡todos tienen la misma puñetera boca!)

raúl quinto dijo...

tomás, la presentación estuvo entrañable aunque asistió menos gente de la deseada (por ejemplo, tú), después lo del zaguán fue buenísimo.

para otra vez, si lo prefieres, puedes leer el texto como si fuese un poema (que no lo es) más que como una glosa teórica de la imagen (que tampoco lo es).

el ser humano es eso que dices, entre otras cosas. la divinidad no es la nada, es una construcción humana, existe en su inexistencia aunque sea como categoría conceptual. lo de las matemáticas es más bien por Pitágoras y por la geometría propia de la pintura renacentista, (más aún en della Francesca), pero te confieso que Pi me gustó bastante cuando la vi, además de agradecer que fuera muy cortita para variar.

Y sí, lo del huevo y la vieira es lo que hace que este cuadro sea tan bestia.

un abrazo.

paqui dijo...

Muy buenas, asi fue el Renacimiento, matematicas, perpectivas, simbolismo, temas, formas,se abrieron las puertas de un nuevo arte, cuyo mayor esplendor lo localizamos en Italia. Piero, Boticelli, Fra Angelico, los grandes como Rafael o Leonardo, cambiaron para siempre la pintura, aquello que nos decían de la tercera dimensión, todos estos personajes y más, van a significar aquello que se debia romper para dar lugar a otro tipo de pintura, que no se romperá hasta muchísisimos siglos despues. saludos

Estupor dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
raúl quinto dijo...

paqui, bienvenida al interior del vértigo. razón tienes en ese apunte de la trascendencia del renacimiento, poco que añadir.


Estupor y/o Ignacio, me ha gustado mucho el soneto, podríamos usarlo como regla nemotécnica para que los chiquillos entendieran lo que es la perspectiva... por cierto, espero verte dentro de 7 días en la Central del MNACRS, pues presento el libro. Saludos.