viernes, 20 de febrero de 2009

el reverendo Powell explica la lucha entre el Amor y el Odio, de LA NOCHE DEL CAZADOR (Charles Laughton)

Algunas, imágenes de esta película se han convertido en icónicas, todos habréis visto los nudillos tatuados de Robert Mitchum, el siniestro reverendo Powell, con las palabras HATE y LOVE. En camisetas, chapas. Pero más allá de la referencia pop este film merece muchísimo la pena, con secuencias muy intensas como esta en la que el reverendo da una pequeña lección sobre la eterna lucha entre el bien y el mal. Amor y Odio combaten, nos dice, pero la realidad es que sus dedos tatuados están entrelazados: el bien siempre está en el mal y viceversa, todo monstruo es a su modo un santo. El reverendo también es un verdugo. Todas esas cosas, muy obvias seguramente, pero que suponen momentos álgidos del cine. Os pongo dos vídeos, uno es la versión original y el otro es la doblada. El segundo es para que todos nos enteremos de lo que dice, el primero es para que se nos pongan los pelos de punta.




7 comentarios:

Stalker dijo...

Soberbia película la miremos como la miremos.

La ensoñación, el mundo de los cuentos, el Antiguo Testamento, el viaje a los orígenes de la infancia y del relato. Decir inolvidable es poco. Decir eterna, apenas nada.

La secuencia en que los niños huyen por el río y luego duermen en el granero mientras la figura del reverendo que los persigue, a caballo, se recorta contra el cielo nocturno, tiene un encanto inefable; nunca el celuloide se acercó tanto a las sombras chinescas, a los deleites de la linterna mágica y otros precursores del séptimo arte...

Ya he perdido la cuenta de las veces que la he visto.

Perdón por la banalidad pero hoy no doy para más...

raúl quinto dijo...

stalker, me alegra compartir el entusiasmo por esta peli. A mí me encanta la escena en la que la niña canta la canción a la deriva en el río: eso es de las cosas más bonitas que he visto nunca. Si encuentro el fragmento lo coloco otro día.

Y el personaje de Powell es uno de esos hitos incuestionables... otra cosa es plantearse cómo hubiera sido una carrera de Laughton más larga como director...

saludos nocturnos.

Tomás dijo...

He entrado a comentar con la intención de ensalzar la escena del descenso por el río, pero veo que no soy el único que lo ha pensado.

Es absolutamente mágica. En los tiempos previos a youtube me rompí la cabeza para conectar un vídeo vhs a un pentium 100 y capturar la dichosa canción, con ese increible "flew away".

Creo que esa peli genera su propia mitología sobre la inocencia, el bien, y el mal.

further reading (o el fragmento): YouTube

Y el gordo Laughton no volvió a dirigir otra, total... ¿pa' qué?.

raúl quinto dijo...

tomás, esa escena es maravillosa, sin duda. ¿conseguiste el apaño al final en aquellos tiempos jurásicos?

y lo de Laughton es que me pone nervioso, una sola peli y da en la diana, cuando hay tanta basura por ahí hiperproduciendo....

Tomás dijo...

Sí, después lo troceé y durante un tiempo fue mi sonido de inicio de windows :)

Laughton colaboró en la dirección/guión de alguna otra, aunque supongo que mucho tendría que ver que el guión fuera de James Agee (no sé si conocéis el fabuloso "Let Us Now Praise Famous Men" con fotos de Walker Evans)

raúl quinto dijo...

tomás, la verdad es que no conozco el libro, aunque parece interesante, ¿está editado en castellano?

Tomás dijo...

La verdad es que no lo sé. Para mí fue de obligada lectura en la uni. Es muy posible que tenga una copia rulando por casa (in inglis). Si nos volvemos a ver, te la presto.

El Sr. Agee también fue guionista de "la reina de áfrica" de Houston. Como curiosidad, en la película "cazador blanco, corazón negro" (creo que se llama así) de Clint Eastwood, que está basada en ese rodaje, Agee es uno de los personajes (y bastante simpático).