lunes, 2 de febrero de 2009

EL PIERROT FOTÓGRAFO (Nadar)

Gaspar-Félix Tournachon, conocido en los malos ambientes como Nadar, posiblemente el mejor retratista del siglo XIX. Pero también. El primero que hizo una fotografía a vista de pájaro, desde un globo aerostático, elevándose sobre los verdes tejados de Francia como un semidiós de la era industrial. El primero que usó la luz artificial para fotografiar las sombras: las catacumbas parisinas, montones de huesos y cráneos, comprobando que bajo los adoquines no estaba precisamente la playa.
.
.
Ese tío. Y esta foto. La cámara frente a la cámara, el fotógrafo frente al pierrot. La colisión frontal de los espejos, contramarea adentro, afuera. Nadar se ahoga en el blanco maquillaje del Pierrot, como en un alud de nieve imposible. Mirad al payaso, está a punto de echar la foto, de atraparnos para siempre en su cristal de brumas. Para siempre. Sin remedio.
.
.
Ni se os ocurra cerrar los ojos.

12 comentarios:

ana dijo...

vaya, con lo poco que me gustan las fotos, esta noche creo que tendré una pesadilla con esta figura que tras la cámara roza lo fantasmal.

en lo que respecta a la cámara que nos atrapa para siempre. en ocasiones he pensado que hay algo obsceno y alucinógeno en ese hecho de morirte y que las fotografías que te hayan hecho se queden por ahí, a mí este hecho me parece casi terrorífico (lo cual fomenta un poquito más la pesadilla que tendré esta noche).

por cierto, buscando fotografías de nadar he encontrado una que le hizo a baudelaire que no conocía. tienen algo especial las fotos de esta época, con sus fondos desgastados, su blanco y negro que no es blanco y negro sino unos colores ocres.

un beso.

Stalker dijo...

Me dejo fusilar por este Pierrot siniestro, ahora mismo. Esta foto plantea una fascinante re-flexión sobre los mecanismos de la representación, que prefigura muchas de las cosas que se han dicho y pensado en el siglo XX. Increíble fotografía y muy buen comentario.

raúl quinto dijo...

ana, la fotografía es un mundo, a mí me gusta especialmente esta primera etapa decimonónica, cuando se estaban tanteando las posibilidades del nuevo medio. Baudelaire fue retratado un huevo de veces por Nadar, pero hay otros retratos suyos que son fascinantes, busca el del político Henri Rochefort...

La pesadilla es algo jodido, pero también es de las pocas maneras de atravesar el abismo con billete de vuelta. Intenta disfrutar también de ese miedo.

Y sí. hay una extraña y poderosa relación entre la fotografía y la muerte, la iremos explorando aquí de evz en cuando.

un beso.

raúl quinto dijo...

stalker, lo fascinante en esa premonición de la que hablas, es que el sujeto especular es un pierrot, el reflejo, el metaartista no es otra cosa que un payaso. Eso también da mucho juego.

ana dijo...

raúl, supongo que conoces la obra del fotógrafo jan saudek, que tiene unos colores y un universo fascinantes -te lo digo por si diera la casualidad que no lo conocieras, para que le echaras un vistazo :)

tú qué fotógrafos me recomedarías?

raúl quinto dijo...

ana, si te gusta Saudek no debes perder ni un segundo en introducirte en el mundo de Joel-Peter Witkin, más tarde o más temprano acabaré poniendo algo suyo en este blog.

besos.

ana dijo...

conozco a witkin y además su obra me resulta muy pero que muy interesante, estoy segura de que cuando pongas algo suyo en el blog nadie se queda indiferente..

échale un vistazo a sandra sue, un poco en la misma línea pero otro mundo distinto y personal.

raúl quinto dijo...

ana, witkin es para dedicarle un par de entradas... no conocía Sandra Sue, gracias por la pista, la seguiré a ver dónde me lleva.

Otro fotógrafo, este ya punto y aparte, y de aquí de España, es David Nebrera. Como comprobarás es salir de Guatemala...

jsvico dijo...

Y Nadar cuenta con el merito añadido de haber desarrollado su trabajo en una época en que la fotografía carecía prácticamente de estatuto artístico…

Saudek, Witkin, me encantan los referentes que manejáis. ¿Qué os parece Cristina García Rodero? ¿Y Francesca Woodman? O el gran Brassaï, yendo un poco más atrás. Hace poco he descubierto a un americano muy interesante: Jeff Cowen. A veces se le va un poco la mano con la manipulación del soporte, pero vale realmente la pena.

raúl quinto dijo...

jsvico, bienvenido al interior del vértigo. De las dos autoras que dices me quedo con la Woodman, quien parece sacar sus imágenes de algún sueño turbio, me traen sus imágenes sabores de pintura metafísica. Bueno, Brassai es un clásico, casi como contemplar un Zurbarán...

Voy a buscar a ese Jeff Cowen, gracias, como a ana, por darme alimentillo.

ana dijo...

raúl, cuando me han empezado a salir en el google las fotografías de david nebreda te aseguro que me he acojonado (y yo que creía que después de witkin lo había visto todo). el hombre es desde luego altamente expresivo y supurante, pero me costaba mirar las fotografías más de tres segundos seguidos (creo que ya sé por qué de niña me daban tanto miedo las figuras del cristo crucifijado y me tapaba los ojos cuando la procesión pasaba delante mía.

de woodman me fascina la relación corporal que establece con las paredes, los muros, los huecos, casi como una extensión del cuerpo. esos otros fotógrafos que nombra jsvico no los conozco, pero los anotaré para verlos, y agradezco yo también el alimento.

un beso.

marco antonio raya. dijo...

Como decía el buen Stalker, magnífica elección y magnífico comentario. En cuanto al resto de lo que comentáis, Nebreda es tan fascinante como lo puede ser la construcción de una identidad frente a la cámara. No se suele ver todos los días el nacimiento (no biológico) de un nuevo ser humano.