lunes, 2 de marzo de 2009

La flor de la tortura en El Cultural (A. Sáenz de Zaitegui)

Se ve que dije que iba a hablar de la presentación madrileña. Con vuestro permiso lo pospongo unos días. Resulta que justo al terminar dicho acto alguien se me acercó para felicitarme por la crítica del Cultural. Yo no tenía ni idea de qué me hablaba. Pero sí, casi un año después de que el libro saliera a la calle un suplemento nacional se descolgaba con una reseña. Buena cosa. Esos suplementos los leen miles de españoles. Motivo para estar contento, pues además es la primera vez que un libro mío aparece en un sitio así. Omito deliberadamente un artículo sobre Watchmen y La piel del vigilante que salió en el Cultura-s de La Vanguardia hace muchos años (lo firmaba un crack como Eloy Fernández Porta). Mi nueva aparición estelar en los grandes medios la firma A. Sáenz de Zaitegui. Y como todo lo que escribe, mi reseña es especial. Aquí la tienen.
.
.
.
"En el top-ten de los mejores títulos de libros de todos los tiempos, nuestro número 1 es Peter Carey: desde el desafiante My Life as a Fake hasta el roto His Illegal Self, el australiano es rey. Y La flor de la tortura de Raúl Quinto no entrará en la pole. Estudio del dolor como acceso al Enigma Hombre, los poemas de Quinto le arrancan a la historia universal de la muerte su voluptuoso imaginario. El hambre del poeta es voraz: “Sueño siamés” evoca el paganismo melancólico de los Smashing Pumpkins, “Haiku” recurre al terror de lo anómalo según el cine japonés, “Elegía” es el Desastre goyesco que se coló en los Caprichos. Quinto se viste de negro gótico para ser nuestro Virgilio por donde “la hierba crece como un beso/ cercando el mármol, no hay nombres en las lápidas, tan sólo música, extraña melodía vegetal/ que recorre los gestos/ y deshace las líneas de la mano/ tras el primer contacto” (“Necrópolis”). Navegamos por ríos de sangre que antes lo fueron de plata [“Argentina 1978 (Secuencia)”] y viajamos a “Ruanda 1994 (Liturgia)” para asistir a ritos tan cruentos como la realidad africana . Pero nuestro destino es “Armenia 1915 (Memoria)”: “Comprobar/ de qué manera el cuerpo es una máquina/ hecha para el dolor”.
.
Nos tememos que Quinto no es sordo a la seductora llamada de Artaud. Y si nos lo tememos es porque La flor de la tortura no es instrumento de catarsis, sino opus rarum de un improbable género poético que podría denominarse lírica gore. A la letra escrita le cuesta ser potro de tormento creíble; a no ser que la firme Bret Easton Ellis. Las artes visuales nos han echado a perder como receptores de pulp fiction. Pero ése (replicará, con razón, el poeta) no es problema suyo, sino nuestro."

A. SÁENZ DE ZAITEGUI

16 comentarios:

Anónimo dijo...

ayer te lo iba a decir yseme paso yo la lei en su dia enhorabuena raul!!adolfo. a ver si te leo

raúl quinto dijo...

gracias adolfo, espero que mis poemas no te decepcionen cuando los leas.

Anónimo dijo...

buscarte RAULRESULTA IMPOSIBLE TUS LIBROS SE HAN AGOTADO AQUI EN CORDOBA!GRACIAS HERMANO!!!!ADOLFO

raúl quinto dijo...

intenta encargar alguno en alguna librería y ya me cuentas si hay suerte...

Anónimo dijo...

La verdad es que no sé si te hace un gran favor que te reseñe Saenz de Zaitegui...

raúl quinto dijo...

amigo anónimo, el simple hecho de que haya aparecido la reseña en ese sitio puede hacer que mucha gente que ni siquiera supiera que existía el libro se plantee la posibilidad de leerlo... eso es, lo mires por donde lo mires, bueno. ¿no crees?

Stalker dijo...

Raúl:

por una vez voy a ser optimista y mirar el lado bueno de las cosas.

Me alegra sinceramente que tu libro haya salido reseñado en un medio nacional. De veras, me ha dado mucha alegría.

Sabes lo que pienso de Sáenz de Zaitegui y no lo voy a repetir. No creo que seas el Virgilio almeriense; me basta con que seas Raúl Quinto y nos ofrezcas un libro tan estupendo como La flor de la tortura. Me habría gustado que la reseña la hubiera hecho otro de los críticos de El Mundo y no ella, pero qué le vamos a hacer.

Me quedo con el saldo positivo: la visibilidad que esto le dará a tu libro.

Enhorabuena

raúl quinto dijo...

muchas gracias, stalker.

yo también estoy muy contento. Y ya te digo, si esa reseña le consigue al libro aunque sean diez nuevos lectores será muy bienvenida... todas las reseñas son pórticos, también esta.

rubenovich dijo...

La reseña es bastante... extraña, en la línea de lo que escribe esta señora. Seguro que si hubiera sido coetánea de Bacon hubiera clasificado sus obras como "pintura gore" ;)

Lo dicho, que lo bueno es que hablen de uno, aunque sea mal. Asi que enhorabuena!

raúl quinto dijo...

rubenovich, lo de la lírica gore es algo inextricable. El gore es casquería per se, sangre y triperío por el simple hecho de epatar. Pura superficie. Bacon evidentemente no es eso. Y yo no soy Bacon, claro, pero espero no ser tampoco Gordon Lewis.

Esa ha sido la lectura, también respetable, de Sáenz de Zaitegui. Sus razones tendrá.Yo estoy contento, insisto.

Tomás dijo...

Lo de la "lírica gore" (a la hora de vender libros) puede ser positivo... que la juventud está muy mal.

Como "etiqueta".... se las trae. Ahí quedó ese "realismo sucio de vanguardia" o el "folk apocalíptico" que les encasquetaron a otros.

Esto es como que te pongan mote en tu pueblo, puede ser "el pillapollos", "tarzán" o (peor) "el comemierda". Una pura lotería.

Dentro de lo que cabe creo que has tenido suerte. Mejor eso que "generación nocilla".

Ahora sólo tengo que leer tu libro para ver si hay y dónde está esa sangre.

raúl quinto dijo...

tomás, esa juventud de la que hablas no creo que compre El Mundo (que eso sí que es un periódico gore)... y yo que soy de pueblo sé de lo que me hablas, a veces matar un gato es lo peor que te puede pasar en la vida.... no obstante no creo que prenda mucho eso de lírica gore, ni que se cree una corriente ni escuela ni sea algo que vaya más allá de una ocurrencia puntual.

Y bueno, cuando leas el libro verás que sí que hay sangre, y bastante, pero como dije atrás, espero no haberme quedado sólamente en el efectismo (que eso es el gore).

saludos, ya me dirás.

ana dijo...

Felicidades por la visiblidad. Lo de lo gore es muy raro...Sobre todo para gente que en su adolescencia lo frecuentaba, como yo. Holocausto canibal o evil dead tienen poco que ver con la flor de la tortura.
Te lo digo yo ;-)
Besitos.

raúl quinto dijo...

gracias ana, ¿ya he dejado de ser invisible? no podré espiar el vestuario de ls chicas... y lo del gore está claro q es otra cosa, y Evil Dead no es muy gore, aunque eso sí, es un auténtica maravilla de peli :)

besos

ana dijo...

No espies a las chicas, que es una COCHINADA. Sabes a lo que me refiero con la visibilidad. Evil dead es la leche, también amo a Sam Raimi.Ya sé que no es gore, es antes del goreeeeee...
Ellos lo inventaron.
Besitos.

raúl quinto dijo...

claro que sí ;)