sábado, 21 de marzo de 2009

otro poema de Guillermo Sucre

Escribo con palabras que tienen sombra pero no dan sombra
apenas empiezo esta página la va quemando el insomnio
no las palabras sino lo que consuman es lo que va ocupando la realidad-
el lugar sin lugar
la agonía el juego la ilusión de estar en el mundo

la ilusión no es lo que hace la realidad sino la ráfaga escindida-
simulacros donde ocurren las ceremonias
intercambios del fulgor del vacío del deseo

ya no hay sitio para la escritura porque ella es el sitio mismo-
de lo que se borra
no descubrimos el mundo lo describimos en su terca elusión

ya no volveré al mar pero el mar vive en esa ausencia que es el mar cuando la palabra lo dice
y se derrama sobre la página como una mano
ya no estaré en el bosque sino en la hoja que escribo y entreveo
su ramaje pasa el viento
ya no habrá más verano sino ese sol que devora a la memoria
y viene la gran noche de la arena que cubre los ojos y sólo podemos leer lo que no estaba escrito






[de La vastedad, 1988]



va a ser que me gusta este venezolano...

8 comentarios:

gerez dijo...

Muy bello, las palabras albergan al mar, al sol, reflexiona sobre lo que no se escribe o lo que nos muestran las palabras o lo que queda de ellas.

besos

raúl quinto dijo...

qué es escribir, qué hay dentro de las palabras... es una pregunta complicada y la poesía más que contestarla ahonda el enigma... aunque lo mismo dentro de cinco minutos te digo lo contrario...

Juan dijo...

fenomenal! (y muy derridiano,no?)

raúl quinto dijo...

a derrida nos lo encontramos hasta en la sopa... en la sopa de letras, claro.

me alegra que te guste sucre.

Stalker dijo...

Muy recomendable el librito Seis poetas venezolanos, pese al derroche de testosternos incontrolada (todos son hombres). ¿quizá en Venezuela no se considera que existe la categoría estética "poesía escrita por mujeres", tan atinadamente señalada por un gratísimo antólogo patrio?

Cosas veredes, Sancho.

Me gusta tu nuevo peinado pero no sé porqué pareces a punto de desenfundar el revólver...

ana dijo...

me ha gustado este poema. ¿es recomendable la obra de sucre?, ¿algún libro en concreto?

un beso.

raúl quinto dijo...

stalker, sí que es verdad que ese librajo es jugoso y Sucre casi lo que más. Poetas, poetisas, poesía "femenina", "escrita por/para mujeres", categorías casi obscenas, pero te recuerdo que muy certeras en muchas ocasiones... piensa que hay todo un movimiento artístico y literario de autoafirmación feminista que redunda en ciertos tópicos y que aún cumpliendo su función política en ocasiones empqueñece el efecto estético. Luego están las voces brillantes que trascienden las etiquetas. Pero pasa lo mismo con todas las otras etiquetas.

Y gracias por lo del peinado, le dije a mi estilista que quería un look salvaje decimonónico y así quedé.

un abrazo.

raúl quinto dijo...

Ana, no hay muchos libros de Sucre aquí en España. El que´me parece más logrado es precisamente La Vastedad, del que he sacado tanto este poema como el anterior (para leerlo pincha la etiqueta Guillermo Sucre).

Tienes la antología Conversación con la intemperie, con seis poetas venezolanos (Cadenas, Sucre, Montejo, Sánchez Peláez, Gerbasi, Ramos Sucre) que sacó hace unos meses Galaxia Gutenberg, es un libro gordo y caro, caro para ti que eres estudiante... si me entero de algo más te lo diré.

un beso.