viernes, 21 de noviembre de 2008

un poema de Roberto Juarroz

Toda palabra llama a otra palabra.
Toda palabra es un imán verbal,
un polo de atracción variable
que inaugura siempre nuevas constelaciones.

Una palabra es todo el lenguaje,
pero es también la fundación
de todas las transgresiones del lenguaje,
la base donde se afirma siempre un antilenguaje.

Una palabra es todavía el hombre.
Dos palabras son ya el abismo.
Una palabra puede abrir una puerta.
Dos palabras la borran.



[de Séptima poesía vertical, 1982]

10 comentarios:

Stalker dijo...

Cáspita, Raúl, cómo te agradezco el poema de hoy. Me encanta Juárroz y su deliciosa pose de seminarista...

Ya en serio, un grandísimo poeta.

Fdo: Derribos Moriarty

Hache dijo...

¿Dónde hay que firmar para escribir un poema como este?

H.

raúl quinto dijo...

Juarroz tiene ese punto que parece que el poema está diciendo poco con pocos recursos y que no va a ningún lado y de repente te deja KO. Y eso es dificílisimo.

un abrazo para Moriarty y Hache.

Álvaro Blanes dijo...

Mucha, demasiada verdad en ese poema.

Un saludo

Eugenio Villar dijo...

Increíble el poema. Me ha gustado muchísimo. Sencillez y complejidad unidas de la mano. Grande.

raúl quinto dijo...

álvaro, bienvenido a esta casa, pasa cuando quieras.

eugenio, estoy absolutamente de acuerdo contigo.

saludos a ambos.

LEO MARES dijo...

el laberinto (con contínuas salidas) de las palabras.
un saludo!

raúl quinto dijo...

saludos, leo.

entra en este laberinto siempre quw te apetezca.

ana dijo...

juarroz, un poeta que no he leído pero que tras este poema sospecho que leeré pronto. gracias, raúl, por tenderme puentes hacia lo que aún no conocía: adolf wolfli, juarroz, twin peaks... voy a aprender mucho contigo y con stalker. un beso.

raúl quinto dijo...

ana, disfrurás mucho de la poesía de Juarroz, es una buena inversión. besos para ti también.