miércoles, 5 de noviembre de 2008

MI CORAZÓN LLORA (Fernand Khnopff)


Fernand Khnopff estaba brutalmente enamorado de su hermana. A veces, la mejor forma de guardar un secreto es gritarlo a los cuatro vientos. Si mi corazón comenzara a hablar...

11 comentarios:

Anónimo dijo...

genial y sinestro al tiempo!!adolfo

María S. dijo...

Oh, qué maravilla :o

raúl quinto dijo...

maría, intuía, mejor dicho, sabía, que este cuadro y este pintor te iban a gustar :)

Anónimo dijo...

En Bélgica aprendí, descubrí y disfruté muchísimo. Gracias por recordarme a uno de los culpables. Este cuadro no estaba en el Museo de Bellas Artes de Bruselas ni en el Groeninge de Brujas, ¿no? ¿o me vuelve a fallar la memoria, como es costumbre y vicio ya? Lo anoto entre mis preferidos, junto a aquel de Suvée... y todos los etcéteras posibles. Me alegro de que mi sugerencia guiada te llevara a esta elección. ;)

raúl quinto dijo...

ya era hora de que dejarás alguna semillita por aquí. No, este cuadro no estaba en ninguno de esos dos museos, pero es igualmente bello. Gracias por la guía, pequeña belga. Espero verte por aquí más.

rubén martín dijo...

Georg Trakl también estaba enamorado de su hermana, y de hecho se dice que la dejó embarazada.

El incesto y el arte...

raúl quinto dijo...

Rubén, es nombrame a Trakl y ya siento una erección...

Stalker dijo...

Pues cuidado, Rubén, no menciones a Virgilio... ;)

ana dijo...

trakl? virgilio? vaya, vaya. con lo que se pone la gente. mi parafilia es egon schiele, que creo que también tenía algo raro con su hermana.

raúl quinto dijo...

ana, entiende mis erecciones, no te pido que las compartas sólo que las comprendas, trakl es mucho trakl, y schiele es tremendo también, durante un par de años estuve obsesionado con su peinado, te lo juro, aunque nunca tuve bastante pelo o laca para atreverme a usarlo yo.

ana dijo...

no, si yo lo entiendo -ese trakl-, y lo de virgilio también, que la eneida es mucha eneida, y ya si nos metemos en egon schiele su pintura a mí me produce orgasmos múltiples -siguiendo con la terminología sexual-. obesionado con su peinado... a mí hace unos años me pasaba algo igual con virginia woolf, yo pensaba que si la reencarnación existía no había duda de que yo había sido virginia woolf y un gato antes de ser ana.