domingo, 18 de mayo de 2008

un poema de Mireia Mur

En La Garúa estamos sacando cosas muy interesantes, como es el caso de Metis de Mireia Mur, alta tensión poética. Cuelgo el tercer poema de la sección CRIONIA, un poema que debería tatuarle en el corazón a una persona, pero como no tengo el material quirúrgico...




Cuando palpite la nieve
los corazones se abrirán
como enfermas anémonas.

La sangre será blanca,
el agua será blanca,
y también la mirada será blanca.

El ardor de la nieve es el helor del fuego:
un depósito lleno de nitrógeno líquido
- ya para una cabeza, ya para un cuerpo entero-,
una lata.

No soy capaz de conservar. Los copos
son corazones extirpados
que cristalizan.

Me ensordece ese ritmo silencioso
tan lleno de palabras,
ese tumulto tuyo.

No se sirven amores crionizados.
El ritmo de los hechos
los deposita suavemente en la tierra.

Bajo el peso blanco del azar.

7 comentarios:

matías miguel clemente dijo...

Tahnks, Raúl, se ha hecho al noche. Un besazo, ardo en deseos de pillar ese libro, ya he leído algún otro poema en la red y tiene una pinta buenísima.

ana dijo...

No te agredas.Por cierto,nosotras y Rodriga hablamos de Ikea.Jejeje.

Piso Piloto dijo...

Con decir que me hubiese gustado escribirlo yo creo que lo digo todo

raúl Q dijo...

matías, ya sabes que sólo publicamos cosas de calidad ;)

ana, seguro que rodrigo hablaba de las porterías que venden en el Ikea.

piso, este poema puede decorar una de las paredes de esa casa que cantas.

entrenomadas dijo...

Gracias por la visita al blog.
Y felicidades, aquí se respira poesía y paz. Todo un bálsamo.

Un abrazo,

Marta

Fernando Sarría dijo...

recuerdo el sabor del invierno...la nieve es un adormecedor de las pasiones y en sus blancos copos dejan las huellas las ausencias...así mirar a traves de las ventanas nos sirve para vernos sin lo que ya se ha ido..saludos.

matías miguel clemente dijo...

Calidad, calidad, por supuesto, qué voy a decir yo¡¡¡ jajaja. Un besazo