viernes, 9 de mayo de 2008

un poema de Paul Celan

Labios, tejidos turgentes de la noche-tú:

Miradas de curvas escarpadas llegan escalando,
descubren la comisura,
se suturan en ella:
prohibiciones de entrada, peaje negro.

Aún tendría que haber luciérnagas.




de Soles Filamentos, 1968



El último poema que colgué en el blog de Oniria era de Celan, pero es que Celan mola.

2 comentarios:

ana dijo...

Hay alguien aquí.Precioso poema, bienvenido a la blogosfera.

raúl Q dijo...

gracias, de mi parte y de la Celan. Espero verte por estos adentros.