miércoles, 29 de diciembre de 2010

THE ROPE

En el puesto 9 La Soga. Alfred Hitchcock no necesita de grandes presentaciones. Es el clásico por excelencia del cine de entretenimiento. Le daba al público lo que quería y eso eran unas cuantas obras maestras. No creo que los espectadores de hoy sean más estúpidos que los de entonces, no creo que venga de ahí ni de la impericia de los directores la devaluación del cine comercial. Tampoco dilucidar eso es el objeto de este post. Hablaba de Hitchcock, el director blockbuster al que adoraban los snob de la Nouvelle Vague. ¿Demasiados extranjerismos? Sin duda. Iré al grano. Hitchcock es uno de mis directores favoritos, porque domina el medio y la psicología del espectador, porque conoce como nadie el partido que se le puede sacar a los recursos propios del cine: encuadre, secuencia, montaje. Es un virtuoso, un maestro, y le da a la masa lo que la masa espera. Sin rebajar la calidad. Entre mis películas favoritas de siempre están La ventana indiscreta o Vértigo, y por supuesto Psicosis. En esta última, en la famosa escena de la ducha Hitchcock narra un asesinato con más de setenta planos cortos en un psicótico montaje acompasado por la desquiciante música de Herrmann. 7o y pico planos. En La Soga (1948) el maestro del montaje se había descolgado con una película hecha en un largo plano secuencia, sólo interrumpido cuando el rollo de película se acababa (resuelto con unos sutiles fundidos en ropas u objetos). Formalmente es un maestro. Bien. Pero esta película no es sólo un delirio formalista. Como muchas de las que he subido por aquí, nos habla del mal y del hombre, nos recuerda a De Quincey, nos enfrenta con Nietszche y con el sustrato moral del siglo XX. Además nos pone de los nervios y nos hace pensar. ¿Puede haber más suspense que el que se plantea en esa cena?

5 comentarios:

Alfonso V dijo...

Alfred Hitchcock es el maestro del suspense.
Usa en sus películas mucha de las técnicas que usamos los magos.
De hecho su libro 'El Cine según Hitchcock' es uno de nuestros libros de cabecera.

Su obra cumplía dos requisitos rara vez convergentes: calidad y comercialidad. El sueño de cualquier artista.

Stalker dijo...

Sigo de cerca estas entradas aunque no comente

y espero a que acabe la lista para tener un retrato completo de tus cinefilias.

es delicioso ver cómo el otro siente y se acerca a las cosas que le han movido o desplazado el eje (independientemente de que uno se adhiera o no a esas obras, eso es irrelevante)

un abrazo

raúl quinto dijo...

Alfonso,

alguna pelicula de Hitchcock hemos visto juntos y algunas lecciones hemos aprendido de él (tú para tus espectáculos y yo para mis textos). Sigo pensando que es un valor al alza, siempre.




Stalker,

la lista tiene un componente más emotivo que "objetivo", pues el juego consistía en pensar rápidamente quince títulos sin pararse demasiado; sé que hay películas mejores que las que aparecerán aquí pero también sé que las que suba habrán significado algo en mi vida, por ejemplo esta de La Soga, una película que vi por primera vez de muy niño y que me impactó sobremanera (impacto que no se borró cuando la volví a ver ya de mayor). Gracias por estar ahí mirando y ya verás cómo aparecerán títulos que comentarás apasionado, o eso creo.



abrazos.

Anónimo dijo...

SI ES UN MAGO COMO BIEN DICE ALFONSO, PERO AQUÍ INTERESA COMO EN TODO HITCHCOCK CREO LA EVOLUCION PSICOLOGICA DE LOS PERSONAJES AQUI LA INDIFERENCIA DEL ASESINO FRENTE AL ACTO Y LA ANGUSTIA DEL COOPERTICIPE DEL HECHO


LO GENIAL DE A H. ES SU CAPACIDA PARA HACER DES ASPECTO ATORMENTADO DE SUS PERSONAJES UNA ILUSION UN TRAMPANTOJO DE SU ANGUSTIA NO EXENTO DE IRONIA.

HE AHI EL SUSPENSE.


VEANSE SINO VERTIGO O CON LA MUERTE ELOS TALONES.
RAUL LO EXPLICO DE NUEVO GENIAL.
ADOLFO

Charlotte dijo...

Por no mencionar la polémica suscitada por utilizar como protagonista a una pareja homosexual ;)