viernes, 24 de septiembre de 2010

JUEGO DE LUCES NEGRO BLANCO GRIS (Laszlo Moholy-Nagy)

Moholy-Nagy, el mismo húngaro de hace un mes. El mismo profesor de la Bauhaus. No lo dijo pero pudo: la vanguardia es un virus, el hielo puede ser una forma de vida. La palabra técnica es constructivismo, en este caso también podemos hablar de cine abstracto. Aunque filma algo concreto, su "Accesorio lumínico para un escenario eléctrico". Esos sintgamas en los años 30 sonaban a pura ciencia-ficción. Se trataba de escribir el futuro, de esculpirlo. Filma su objeto, concretamente una máquina inservible, un ábaco surrealista, y en la grabación lo que escribe es su fantasma, concretamente el fantasma de la luz y el fantasma de la materia. Sueños inconexos de la industria, iconos deformes de los sueños colectivos de la sociedad industrial de los años previos a la guerra, cuando toda deformación anticipaba la pesadilla real de la máquina contra el hombre, el fin, la susodicha guerra. Todas esas cosas. Y lo abstracto, por supuesto, lo que nos arrastra a algún lugar de dentro de nosotros. Propongo que veas el vídeo al modo de pantalla completa y que apagues la luz de tu cuarto, déjate rodar ábaco adentro durante los seis minutos que dura el film y si acaso, después, me cuentas.

4 comentarios:

Óscar dijo...

Moholy "mola" y "molará" siempre, de él me gusta su eclecticismo y el que sea indefinible: arquitecto, dibujante, fotógrafo, cineasta, profesor, diseñador e incluso "publicista" puesto que mientras estuvo en la Bauhaus hizo muchos carteles y material de divulgación sobre la escuela. No quiero exagerar pero creo que inventó o ayudó a crear nuevas disciplinas artísticas, al menos en su sentido más moderno. Te he encontrado a través de un enlace del puñetero Facebook de Adolfo, creo que un amigo común. Te agrego a mis blogs. Veo que somos colegas de profesión. Un saludo.

raúl quinto dijo...

Óscar,

bienvenido al interior del vértigo, vas bien recomendado. Y comparto tu entusiasmo por la figura de Moholy-Nagy, puede seguir dándonos lecciones y en muchas disciplinas, como dices. Lástima q no sea un autor con tan masivo reconocimiento como quizás debiera.


un saludo.

Germán Guirado dijo...

Qué gusto, Raúl, encontrar un cronista deportivo más allá del analfabetismo propio de este "campo". Saludos y enhorabuena.

raúl quinto dijo...

gracias, Germán, vamos a ver lo que dura.. yo por mi parte lo estoy disfrutando cantidad.


un abrazo.