miércoles, 20 de julio de 2011

SUICIDIO EN LAS TRINCHERAS (Siegfried Sassoon)

Conocí a un soldado raso
que sonreía a la vida con alegría hueca,
dormía profundamente en la oscuridad solitaria
y silbaba temprano con la alondra.

En trincheras invernales, intimidado y triste,
con bombas y piojos y ron ausente,
se metió una bala en la sien.
Nadie volvió a hablar de él.

Vosotros, masas ceñudas de ojos incendiados
que vitoreáis cuando desfilan los soldados,
id a casa y rezad para no saber jamás
el infierno al que la juventud y la risa van.






[de Contraataque, 1917]

4 comentarios:

Marya J. dijo...

Buenas,
soy una escritora de tres libros, así que mi blog se centra en las letras.
Si te interesa la escritura, la poesía y los ensayos, más que otras banalidades que hoy día se valoran...
si no tienes tabúes que te restrinjan, y prefieres decir lo que piensas...
si quieres saber sobre el proceso de creación de libros de una autora de dos publicaciones y así sus cambios hasta la locura...

échale un vistazo a mi blog,
y si te gusta, que nadie te calle, ¡síguelo!
http://librosy3.blogspot.com

O sígueme en Facebook:
facebook.com/maryajulyadelcampo

rubén m. dijo...

No conozco a este autor... un contundente poema en la tradición de los epitafios griegos, y una reflexión que nunca debe de olvidarse sobre el horror de la guerra, los muertos anónimos.

Un abrazo!

raúl quinto dijo...

Marya,

le echaré un ojo a tu blog, muchas gracias por pasarte por el mío.



Rubén,

te recomiendo el libro Contraataque de Sassoon, que recientemente editó El Desvelo Ediciones (en unos meses saldrá una reseña en Quimera del mismo), es un canto continuo a los horrores de la guerra, incluso con ribetes de esperanza... pero no deja títere con cabeza, y además en plena guerra... debes leeerlo.

Anónimo dijo...

Enserio, soy bilingue y simplemente busque por una traduccion para hacer mi evaluacion en clases de ingles aqui en inglaterra, pero viendo esta traduccion, me dio una embolia.