jueves, 10 de febrero de 2011

una fotografía de Diane Arbus


Lo que quiere es mirar, lo que quiere es ser vista. Hay un punto ciego donde el ojo jamás alcanza, hay un pozo. Hay un apocalipsis en la corteza cerebral. Hay un comienzo a cada fin del mundo, en forma de baba, de chillido, de risa pura. Hay una mujer paseándose con una cámara por los jardines del psiquiátrico. Hay un pulso barroco en su mirada. Hay un recuento de los márgenes, la vida en los márgenes, las afueras de los márgenes, para arrojárselos a la cara a la narcotizada gente del centro del sistema. Mira, este es también tu retrato, imbécil, la máscara que lleva la loca es la misma con la que tú quieres ocultar tus deformaciones. De nada sirve que se oculten los márgenes: siguen existiendo, incluso dentro de uno mismo. La enfermedad y la grieta. El blanco y el negro del corazón humano. Diane Arbus mira a la loca, la loca mira a Diane Arbus. En ese fuego cruzado perecemos nosotros.

8 comentarios:

fjavierp dijo...

"De nada sirve que se oculten los márgenes: siguen existiendo, incluso dentro de uno mismo. La enfermedad y la grieta. El blanco y el negro del corazón humano. Diane Arbus mira a la loca, la loca mira a Diane Arbus. En ese fuego cruzado perecemos nosotros."

Sin comentarios. Porque no caben. Por cosas así le admiro y le envidio, señor Quinto. Casi tanto como a la señora Arbus.

Gracias.

raúl quinto dijo...

Fco Javier,

bienvenido a estos lares oscuros. Yo también tengo mucha más fe en la Arbus que casi en cualquier ser humano vivo, gracias por tus exageradas palabras, y que sea la última vez que me envidias.

un saludo.

marcoantonioraya. dijo...

madre mía, que ya os tengo juntitos gracias a la arbus. me estremezco ínfimo. :)
yo subrayo las palabras del señor pérez.

Anónimo dijo...

si querido hno la grieta esta risa de espanto rueda gigante, traspontojo ,payaso.

me das hasta el fondo con este post cuando va a acabar una semana dura quiza una de las mas duras de mi perra y felicisima vida! han muerto tres personas queridas y he vivido otravez la daga del dolor la angustia del alma el miedo a la soledad
pero el dolor tambien regenera,edifica y autoafirma como piedra en suelo.
eres grande quinto por verdadero,

ps: te confieso que a veces, (bien es cierto que son las menos), me siento asi debil,caido y algo payaso...besacos adolfo

raúl quinto dijo...

marco,

celestinaje y neurosis, siempre es bonito verte por aquí.


adolfo,

todos nos sentimos así alguna vez, creo que en eso consiste ser humano a veces. Espero que vaya mejorando tu ánimo.


abrazos.

J. G. dijo...

imponente foto al texto

raúl quinto dijo...

la foto, JG, la foto, Diane Arbus...

FVQ dijo...

No me salen las florituras artísticas,pero el punto de vista esta equivocado.Quien de verdad observa esta imagen, son las instituciones representadas por ese edificio de ojos negros y sin vida,la señora de la mascara y nosotros no somos mas que esperpentos que miramos a otro lado.