jueves, 19 de agosto de 2010

DANZA SERPENTINA (Hermanos Lumière)


Bienvenidos al siglo XIX, bienvenidos al ojo trémulo del cinematógrafo. Con ustedes los hermanos Lumiere. Con ustedes la danza, la masa, la abstracción matérica de la carne y el tejido. ¡Los efectos del windows media! gritan desde el fondo de la habitación. Vale. Puede que eso también. Yo por mi parte quiero decir varias cosas. 1)en los Lumieres había un simple afán científico-documentalista, captar los efectos, el movimiento. 2) mejor ver el vídeo sin sonido, como fue, como es, como debe. 3)el paso del tiempo, las quemaduras de la película, el parpadeo de la luz, le dan al film un matiz de belleza inesperada, indeseada por sus autores, necesaria. 4) entornar un poco los ojos y prescindir de que hay una mujer bailando puede inducir incendios, abanicos, medusas, explosiones subacuáticas. 5) pura vanguardia, casualismo, el ojo del huracán, guiñado. 6) pulsa play, déjate envolver, y cuando lo hagas regresa a tus cosas.

11 comentarios:

Stalker dijo...

Conocía el vídeo, y es sencillamente increíble.

Una mariposa de agua.

Nos hace ingresar en un universo en perpetua fuga: trashumante, desterritorializado, reconfigurado en alas sucesivas, en un cuerpo-aura que rodea al cuerpo y se desmaterializa y re-materializa a cada instante. Coreografía, también, de una cierta respiración, de un aliento-ahí: una manera de quebrarse y sin embargo arraigar.

Quiero decir: me desequilibra y me centra al mismo tiempo. Me nace un eje en el cráneo, y a partir de él me vacío, me voy vaciando hasta que todos los contenidos interiores y las vísceras han caído y soy algo breve, apenas demolido:

estertor que prende de un tallo, quiebro, espasmo, vida.

Ha sido intenso volver a verlo acompañado de tu ojo diseccionador y atento,

merci

raúl quinto dijo...

stalker,

me regalas un poema en prosa, gracias, tus palabras me recuerdan algo a la sensación que tuve cuando vi estas imágenes por primera vez, en una pantalla grande, a oscuras, por sorpresa, uno no tiene más remedio que perderse en el movimiento y en la masa, en dejar de ser por un momento, dejar de ser para sólamente ver.

me alegra verte por aquí :)

rubén m. dijo...

Yo no lo conocía, es increíble. Verlo en una gran pantalla debe de ser una experiencia única, como dices...

un abrazo

raúl quinto dijo...

el Reina Sofía es un buen lugar para comprobar ese efecto, no dejes de buscarlo la próxima vez que vayas.


un abrazo.

Lola Torres Bañuls dijo...

es genial. Yo tampoco lo había visto nunca. Y es cierto las palabras de Stalker son un poema.
Seguro que vuelvo varias veces sobre este vídeo.

Gracias.

raúl quinto dijo...

Lola,

me alegra volver a verte or aquí. Sí que tiene algo de magnético y de obsesivo este vídeo, si fuera circular podríamos estar viéndolo un día entero sin percatarnos de los avances del tiempo. Vuelve a él cuando quieras.


saludos.

Lola Torres Bañuls dijo...

Raúl muchas veces leo el blog pero no digo nada.

Valga este mensaje para saludarte.

Az dijo...

Ciertamente tiene su valor. Sabeis que la primera vez que se proyectó un tren en la pantalla de un cine, la corrió despavorida!! Esta película en su época generaría muchos comentarios, tanto por el medio como por lo estravagante del baile. Supongo que risas tambien.

raúl quinto dijo...

Lola,

tus silencios también me valen, te mando un abrazo vertiginoso.


Az,

esas primeras sesiones de cinematógrafo tuvieron que tener algo de mágico y loco, es evidente que los matices por los que nos fascinan secuencias como esta nada tienen que ver con la recepción original. De ahí un punto aún mayor de fascinación.



saludos.

Az dijo...

De libro "Inteligencia Emocional"

http://www.youtube.com/watch?v=2cUEANKv964

París, 1895. Un puñado de almas aventureras se han atrevido a asistir a una exhibición pionera de los hermanos Lumière, expertos en el nuevo campo de la fotografía. Por primera vez en la historia, los Lumière iban a presentar una película cinematográfica, una imagen en movimiento que representaba, en el más absoluto silencio, la llegada de un tren a una estación envuelto en vapor y acercándose al público.

Fueron muchos los espectadores de esa auténtica première los que, cuando la película se proyectó, gritaron y se agazaparon despavoridos bajo sus asientos. Nadie había visto nunca imágenes en movimiento, por lo que la ingenua audiencia no podía sino interpretar como real la escalofriante aparición en la pantalla. Quizás ese momento haya sido el acontecimiento más mágico y poderoso de toda la historia del cine, porque ninguno de los espectadores sabía todavía que lo que su ojo estaba viendo no era más que una ilusión.

En lo que a ellos y a su sistema perceptual se refiere, las imágenes proyectadas en la pantalla eran completamente reales. Como señala cierto crítico de cine: «La impresión dominante de que esto es real forma parte del poder primordial del arte», aun hoy en día. 17 Esa sensación de realidad sigue cautivando a los aficionados, porque el cerebro responde a las ilusiones generadas por el cine con los mismos circuitos neuronales que emplea para responder a la vida. Es por ello que las emociones proyectadas en la pantalla también son contagiosas."

Lucita dijo...

Raúl, tengo que contarte cosas de este video,es una de las joyas mas antiguas de la filmoteca de valencia...
maravillosa!!! y preciosas palabras de Stalker!!
Besos