viernes, 9 de abril de 2010

un poema de Óscar Curieses

Todo es circo, círculo. Yo he soñado un/

yo que sueña, y en mi sueño el yo se/ despierta en el circo
de sí mismo. Allí,/ un hombre de rostro idéntico al mío/
muy despacio me dice: te haré tan/ pequeño

como un feto y entrarás/ en mi vientre para
dormir tranquilo./ Yo le contesto
en mi sueño
                         que los/

hombres no acogen fetos en su vientre./ Entonces
todo el circo comienza a/
reírse de mí, y yo muy poco a poco/ despierto. Fuera ya
del sueño, encuentro/ otra vez al

hombre que tiene mi/ rostro, me da un latigazo y dice:
Alma,/

todo es círculo, circo. Yo he soñado/
un yo que sueña. En mi sueño el yo/ se despierta en el circo de sí mismo, etc.








[de Dentro, 2010]

7 comentarios:

Leonardo dijo...

Interesante el juego con la cesura del verso porque deja de ser artificio para envolverse en el contenido melódico del circo (y del circo de sí mismo) donde todo es repetición y ritmo, etc.
El retorno a cierta melodía, las búsquedas que se están llevando a cabo terminarán engendrando, esperemos, una nueva partitura para nuestra lengua.
Gracias por las 'curiesidades'
Saludo

raúl quinto dijo...

sí, yo tampoco creo que el juego de las cesuras sea sólo un artificio, creo que tiene mucha significación, que está muy cargado de profundidad semántica. Pienso por ejemplo en la elipsis representada, en el testimonio físico de que la verdad se esconde en los espacios en blanco. Esas cesuras nos lo recuerdan, creo.

un saludo.

Portinari dijo...

Mi redescubrimiento de Òscar.

raúl quinto dijo...

espero que grato.

Lucita dijo...

..en los espacios en blanco, la pausa interna, escondida, a la espera de ser recuperada...

me ha gustado mucho,
besos

raúl quinto dijo...

luci,

a veces me despierto pensando que sólo en la elipsis está el arte... otras veces no tanto ;)

Portinari dijo...

No sólo grato, sino también hermoso.

Los cortes y las tijeras en el verso. Como sobre papel.