martes, 26 de enero de 2010

DUERMEVELA (Georg Heym)

La tiniebla cruje como un vestido,
los árboles vacilan en el horizonte.

Refúgiate en el corazón de la noche,
excava dentro de la oscuridad un escondrijo
como la abeja en el panal. Hazte pequeño,
baja de tu yacija.

Algo desea atravesar los puentes,
piafa curvando las pezuñas,
descarriadas, empalidecen las estrellas .

Como una anciana la luna se mueve
de un lado para otro
con el lomo encorvado.





[1911]

8 comentarios:

rubén m. dijo...

Qué bien que rescates a Heym por aquí, estos expresionistas alemanes tienen joyitas como este poema, que ya no recordaba, y que además me evoca una especie de fusión anímica-moral Stalker vs Raúl (el hacerse pequeño, las pezuñas, son muy Stalker; el corazón de la noche, la luna envejecida y la tiniebla crujiente son muy tú).

un abrazo

PD: el test de Turing de blogger expclama "pregara": si yo pregara, usaría este poema como oración.

Tamara Alba dijo...

No me considero una entendida de la poesía pero este poema me gusta,quizás sea por el tema,duermevela... es intrigante el pensar en el por qué de un sueño fatigoso e interrumpido.
También decir que me fascina como embellecéis un concepto,vuestra imaginación a la hora de escribir.Es sorprendente.

Un saludo.

ana dijo...

"Refúgiate en el corazón de la noche,
excava dentro de la oscuridad un escondrijo
como la abeja en el panal. Hazte pequeño,
baja de tu yacija" Impresionante, quiero que me reciten esto al oído en un alemán susurante y ronco.

Un abrazo.

Portinari dijo...

Impresiones de la luz y el no-color. Todo en la piel, como la vibración de un sonido.
Para mí.

Esther Rodríguez Cabrales dijo...

Qué extrañas sensaciones las que causan esas palabras, extrañas las combinaciones yacija-piafa-anciana, me distraigo en la sonoridad... así que seguiré leyéndole hasta que me haga mayor y madure un poco más.

raúl quinto dijo...

rubén,

Heym, Stadler, Trakl, son como dices talladores de joyas oscuras... y lo de la extraña simbiosis con Stalker se ve que el susodicho no opina lo mismo, cuando aún no ha asomado sus narizotas por aquí...




Tamara,

yo si te considero una entendida en poesía, aunque sea tan sólo en la sensibilidad que muestras en tus comentarios, a veces sólo basta eso.



Ana,

yo no puedo susurrarte esas alemanadas al oído, pero estoy seguro de que no te faltarán voluntarios...



Portinari,

comulguemos en esa vibración, pues.



Esther,

para mí el nivel físico de la palabra es de los más importantes, no te sientas extraña por ello y, ojo, ni se te ocurra madurar ni un poquito.




besos multiplicados.

Stalker dijo...

Sí que opino, sí, pero dejo hacer al heraldo Rubén, que majestuosamente me precede...

Me gustó mucho el poema, hoy no tengo más palabras, hasta que no rompa la hucha...

raúl quinto dijo...

stalker,

brindo por ese silencio gustoso, y por otras cosas tan gratas como poemas de Heym.